La hija del humilde trabajador afligido por no vender nada acude a las redes para pedir ayuda

Actualmente las redes sociales se han convertido en una herramienta muy importante para incrementar las ventas de nuevos emprendimientos, y para promover causas solidarias. Esta historia es una evidencia de eso.

Se trata del negocio de Natália y de sus padres que gracias a la solidaridad en las redes sociales hoy es todo un éxito tras un duro comienzo.

Natália, una joven modelo y maquilladora, decidió invertir en un puesto para vender bocadillos típicos en Praça do sossego, Brasil.

Su padre, quien era el responsable de atender el puesto de comida estaba realmente devastado porque el primer día no vendió nada. Después de tanto esfuerzo, su esperanza se había desvanecido.

Impactada por el fracaso y entristecida al ver a su padre desolado, Natália decidió publicar en las redes la fotografía que había tomado para promocionar el negocio con una emotiva leyenda.

“Este hombre de la foto es mi padre, un hombre sencillo que ha intentado todo en esta vida, fue albañil, trató de ser concejal de la ciudad, fue portero e incluso un coleccionista de autobuses”, escribió Natália.

“Desafortunadamente, en su último trabajo, fue despedido. ¡Cualquiera que pueda pasar por Praça do sossego para ayudar y comprar un refrigerio o pizza, sería inmensamente feliz!”, escribió en Twitter Natália.

La reacción de los usuarios sorprendió a Natália y a su familia y es que el resultado de la publicación fue maravilloso e inesperado.

El día siguiente el panorama cambió, la solidaridad y los buenos deseos fueron los protagonistas, y ese hombre entristecido porque no había vendido nada, se convirtió en el ser más agradecido del planeta después de vender todos los bocadillos.

“¡Nuestro segundo día de ventas fue así! Vendimos todo y tuvimos que reponer los bocadillos cada media hora. Muchas gracias por su fortaleza amigos», escribió Natália.

La cuenta de Instagram del negocio cuenta ahora con más de 11.000 seguidores, ha recibido el impulso que necesitaba gracias a las redes sociales.

“Nos alegra enormemente que las personas se solidaricen y le den la oportunidad a un producto, más aún, estoy muy contenta de que lo que compraron haya sido de su agrado”, agregó Natália.

Comparte esta historia que nos demuestra que las redes sociales tienen un gran poder que muchas veces subestimamos y que puede servir de mucha ayuda cuando se usa correctamente.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!