La extraña condición que sufre este hombre de 23 años lo dejó atrapado en el cuerpo de un bebé

Manpreet Singh, es un hombre de 23 años de la India que, a pesar de nacer completamente sano, dejó de crecer después de cumplir un año a causa de una misteriosa condición que lo ha dejado atrapado en un cuerpo de bebé con un peso de 4,9 kilos.

Manpreet es apodado en su aldea como el “hombre del tamaño de una pinta”, para los locales él es cómo una manifestación divina y es considerado una encarnación de Dios. Ha capturado la atención por su similitud tanto física como cognitiva a la de un niño de un año.

Aunque lo médicos locales estiman que su padecimiento pudo haberse tratado de un desequilibrio hormonal, los científicos piensan que Manpreet podría tener el Síndrome de Laron, una rara condición genética. De los tres hermanos, Manpreet es el único que padece esta condición.

Las personas que padecen este Síndrome carecen de una hormona llamada Insulin-like Growth Factor 1, o IGF-1, que es encargada de estimular el crecimiento de las células y de su división para la formación de las nuevas células.

Desfortunadamente su familia no ha podido recibir ningún diagnóstico porque no cuentan con los recursos económicos para pagar las investigaciones preliminares que superan los 6.700 dólares. 

Manpreet requiere la atención y los cuidados de un bebé por lo que sus padres lo enviaron a casa de sus tíos en Hisar para que ellos se hicieran cargo de él. Sus tíos maternos son los encargados de llevarlo a todas partes.

Tiene las palmas hinchadas. Sus pies y su cara son grandes y su piel es muy flácida. A pesar de no saber hablar si puede reír, llorar y gritar. Aprendió a comunicarse con gestos. 

VER TAMBIÉN:  Hacen a su perro su propia foto de graduación... para que no se sienta excluído

Su tío Karanvir Singh, de 45 años y su tía Lakhwinder Kaur lo cuidan como si fuera su propio hijo y dicen que disfrutan de sus travesuras. Ahora es el propio Manpreet que no quiere volver a casa de sus padres.

Cuando Manpreet está en casa de sus padres deja de comer y no para de llorar para regresar con sus tíos, porque realmente es el lugar donde se siente más feliz. Sus tíos disfrutan mucho de su compañía.

Cuando regresa se convierte en el mismo niño alegre y divertido. Nos encanta tanto este pequeño paquete de alegría que la idea de dejarlo ir nos pone muy tristes”.

Manpreet se ríe como un niño pequeño y es muy rato verlo triste. Solo cuando algún animal hace un sonido, se aterroriza y llora. Realmente es un niño encantador.

Su tía añadió que Manpreet adora la torta de leche, su té de la mañana y comer un par de panes al día.

También se ha convertido en un experto cuando se trata de imitar a la gente, especialmente a su primo y a su tío cuando ofrece algunas oraciones antes de conducir.

Manpreet es el encargado de recibir a los invitados, a quienes saluda amablemente y los convida a tomar asiento.

Su familia está preocupada por su futuro y es por eso que han consultado a médicos en ciudades cercanas.

Lo llevamos a algunos médicos, pero lamentablemente su condición no tiene mejora. Hemos aceptado su destino y de alguna manera estamos felices de tenerlo, ya que su alegría ilumina la vida de muchos”.

Facebook

La familia no cuenta con los recursos suficientes para llevarlo a un especialista o a un reconocido hospital, por eso han pedido ayuda para recaudar fondos para las investigaciones y su posterior tratamiento, a través de una campaña de crowdfunding en Ketto.

VER TAMBIÉN:  Con este sencillo truco podrás saber si tu cuerpo necesita dormir más

La vida muchas veces tiene misterios que por siempre se quedan sin alguna explicación lógica, esperamos que el misterio que encierra la rara condición de este pequeño hombre pueda ser revelado. Comparte con tus amigos.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!