Una valiente madre decide tener a su bebé enferma para poder donar sus órganos

Krysta Davis, de 23 años y Derek Lovett de 26 años, son una joven pareja de Tennessee en el Estado de Cleveland, que tomaron la valiente decisión de que su tan amada hija Rylei naciera, incluso después de haber sido diagnosticada con Anencefalia, un defecto congénito que impide que el cerebro se desarrolle adecuadamente.

La pareja recibió la lamentable noticia cuando Krysta tenía sólo 18 semanas de embarazo. Ante la situación, el médico les dio dos opciones: inducir el parto inmediatamente o continuar con el embarazo, de cualquier modo la pequeña Rylei moriría en el útero o, en caso de que llegara a término completo, no lograría vivir más de unos pocos días


Fue entonces que, a pesar de las circunstancias de riesgo de muerte en el parto, la valiente madre decidió que su hija nacería y así podría estar a su lado aunque fuera solo por unos días.

La pareja continuó con el embarazo y en la víspera de Navidad del 2018 dieron la bienvenida a su querida Rylei quien con un peso menor a los 500 gramos se convirtió en un milagro navideño.

Como ya les habían advertido, el tiempo de vida de la pequeña en este mundo sería muy corto. Rylei logró sobrevivir la primera semana, pero murió tristemente en los brazos de sus padres.

A pesar de su trágica historia y de su vida tan breve, Rylei no solo llenó de alegría a sus padres sino que con su nacimiento dio la oportunidad de que otros dos pequeños bebés pudieran seguir viviendo, al donar su corazón y sus pulmones.

Here is little bit making her rounds in my uterus, haha.

Publiée par Rylei Arcadia: An Unexpected Journey sur Mardi 9 octobre 2018

“Ella nos dio fuerza durante todo el embarazo, hicimos todo lo posible para que estuviera bien como todos los padres. Sabía que tenía que ser feliz durante todo el embarazo por los tres, no tenía sentido ponerme triste porque tendría muy poco tiempo para disfrutarla”, dijo la amorosa madre.

La espera de Rylei llenó de ilusión a la enamorada pareja, quienes disfrutaron cada etapa del embarazo por doloroso que pareciera el proceso

“Fue increíble sentir el proceso de parto. Los médicos no sabían si se movería mucho, pero en realidad sí se movió bastante. A medida que avanzaba el embarazo podía ver como se movía más y más; pude ver sus pequeños pies a través de mi vientre. Sin duda también fue bastante difícil y doloroso porque no sabíamos cuánto tiempo iba a estar con nosotros”, señaló la mujer.

La corta vida de su bebé dejó un gran vacío en los corazones de la pareja, dado que ya habían pasado por un aborto involuntario en septiembre del año 2017 cuando Krysta fue diagnosticada con síndrome de ovario poliquístico.

Facebook: Rylei Arcadia, An Unexpected Journey

Después de todo, los amorosos padres aseguran haber tomado la decisión correcta para su hija y están eternamente agradecidos por haber tenido la inmensa dicha de conocer y estar con su pequeña.

La vida es el regalo más grande que el ser humano puede dar. Por ello, debemos valorar cada momento que podemos pasar al lado de nuestros seres queridos, pese a la dificultades que puedan cruzarse en nuestro camino.

Comparte esta emotiva historia con todos tus amigos y llena tu vida de amor a cada instante.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!