Salva su vida gracias a un episodio de vértigo y a los intensos dolores de cabeza que sufrió

La tendencia de ser fitness y vegano parece ser promovida con gran fuerza a través de las redes sociales. A diario nos topamos con perfiles de personas que deciden compartir sus rutinas de ejercicios, su dieta y dar algunos consejos para mejorar nuestra salud.

Pero incluso detrás de ese aspecto enteramente saludable puede esconderse más de una enfermedad.

Condiciones peligrosas suelen atacar en silencio hasta poner la vida en un riesgo considerable. De este modo le ha sucedido a Kelly Stafford, la atlética esposa del mariscal de campo de los Detroit, Lions Matt Stafford.

Kelly acostumbraba a exhibir su vida saludable sin pensar si quiera que un tumor estuviera creciendo en su cerebro. La mujer, de 29 años, fue diagnosticada con un neuroma acústico de sus nervios craneales.

A finales del año pasado, Kelly comenzó a sufrir de constante dolores de cabezas y mareos pero no le dio mayor importancia.

Sin embargo, aparecieron cuadros de vértigo que se hicieron cada vez más constantes, así como un un repentino zumbido en uno de sus oídos.

Las actividades cotidianas se le hacían cada vez más difícil de ejecutar. Hasta que, en enero de este año, sufrió un terrible episodio de vértigo que la llevó a emergencia.

“Después de varios episodios de vértigo, el médico del equipo de Matthew recomendó hacer una resonancia magnética de mi cerebro para descartar todo lo importante. Unos días más tarde llegaron los resultados. Tenía un tumor en algunos de mis nervios craneales. El término médico que utilizaron fue un neuroma acústico o un schwannoma vestibular”, compartió Kelly,

Kelly y Matthew Stafford son padres de unas mellizas de 2 años, Chandler y Sawyer, y su hija Hunter, quien nació en agosto pasado.

La noticia fue duro golpe para la joven pareja pero fortalecidos en la fe decidieron seguir adelante en el proceso.

Kelly se sometió con éxito a una cirugía que, en lugar de durar 6 horas, como se planificó en principio, demoró más de 12 horas continuas. Al parecer, algunas complicaciones surgieron en el proceso pero, afortunadamente, el médico de cabecera supo cómo actuar.

“Cuando me abrieron, tuve una vena anormal… tal vez anormal para otros neurocirujanos, pero no para el que elegimos. Lo había visto antes y había escrito un documento al respecto. Esa es la verdadera obra de Dios”, escribió Kelly.

La esposa del mariscal de campo de los Detroit, desde el 2015, ya está en casa recuperándose de la operación.

Kelly sigue con un tratamiento de analgésicos y morfinas para controlar los dolores, mientras se reduce la desinflamación de la zona afectada.

Algunos de los riesgos de la operación para tratar este tipo de tumores son la pérdida de la audición y daños el séptimo nervio craneal, que es el responsable de controlar los movimientos faciales. Obviamente, esto fue una gran angustia para Kelly quien desde un principio dio a conocer su diagnóstico y pidió oración a todo el público.

“Les pido oren para que Dios esté en la sala con los cirujanos y les brinde toda la orientación, firmeza, y confianza que necesitan. Mi seguridad durante y después de la cirugía”, escribió Kelly.

Good Morning America

Kelly se está recuperando y ha decidido mantener al público al tanto de su caso para crear consciencia sobre este tipo de tumores bastante raros.

Aún con lo saludable que pueda lucir una persona, esta enfermedad la podría atacar y, debido a ello, Kelly exhorta a siempre a mantener la fe y las energías positivas como pilar antes que cualquier medicina.

Los síntomas de este tipo de tumores tienden a ser vinculados con problemas de visión y en ocasiones se minimiza el asunto hasta que se es demasiado tarde. Comparte el caso de Kelly y advierte a tus amigos sobre la importancia de un chequeo preventivo.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!