El insólito caso de una madre que pasó 2 años sin comprar absolutamente nada para sus hijos

Ser padre no es una tarea fácil, entendiendo que no hay escuelas que enseñen cómo hacerlo de la mejor manera y que las normas se adaptan de acuerdo con las necesidades de cada familia.

Katie Musgrave es una mujer de 34 años y madre de tres hermosos niños que se comprometió a no comprar nada para ella y ni para sus hijos Eliza, de 5 años, Ariadne de 3 años y Daniel de 11 meses durante un año. Y no sólo lo logró, sino que lo hizo por dos años consecutivos.

Después que se dio cuenta de la cantidad de equipos, ropa y juguetes que se estaban acumulando en su trastero con muy poco uso, decidió el 01 de diciembre del 2016 no comprar algo nuevo que no fuera comida, pañales y el suministro esencial.

En el 2017, esta madre logró su objetivo y sobrevivió todo el año comprando solo artículos justos y necesarios, excepto un par de zapatos en verano para sus hijas.

Hemos tenido otro año sin comprar nada nuevo para los niños”.

Aunque reconoció que gastó un poco más de 7 dólares en un par de calcetines para su suegra durante ese año logró pasar los 365 días sin comprar más nada. Incluso donó a familiares y amigos cestos de comida casera.

Aunque en ese mismo año nació su último hijo logró cumplir su promesa. Su bebé recién nacido ya tenía un caminador y un perrito con un jersey.  Ella sólo compró un nuevo uniforme escolar para su hija más pequeña que comenzó la escuela ese año.

En general, no nos hemos limitado a nada nuevo, mi hija comenzó la escuela, así que tuvimos que comprar un uniforme. Diría que hemos gastado unos 65 dólares en el año y que he ahorrado al menos 1.300 dólares”.

Para las compras de alimentos y artículos esenciales de uso diario utilizaron tiendas de caridad.

Es un hábito, allí puedes encontrar prácticamente cualquier cosa”.

Después de cumplir los dos años Katie también compró en las tiendas de caridad una pequeña casa de muñecas para el cumpleaños de su hija, camas gemelas y muebles para el cuarto de los niños, sillas para el salón y la cocina, un juego de platos y tazones para la cocina.

Así como abrigos para los niños, pintura, ropa de cama, tela para cortinas, paños de cocina, algunas piezas de cerámica del artista local, una alfombra, cojines y un horno de segunda mano con un ahorro de 520 dólares.

Los niños ahora siempre están emocionados cuando vuelvo a casa, le compré a mi hija un jersey con alpacas que le encanta. No tiene que costar mucho para que les guste”.

Katie dijo que con un pequeño esfuerzo pudieron tener una vida mejor que cuando gastaban dinero de manera más frívola.

Ella cambió su estilo de vida tras analizar lo caro que resulta la crianza de los niños. La ropa la estaban perdiendo muy rápido y su garaje se estaba llenando rápidamente con cosas que apenas habían usado.

Katie pensó que otras madres probablemente estaban viviendo la misma situación y fue entonces cuando decidió lanzar su proyecto web llamado One Baby Owner, un lugar para que los padres comercialicen artículos casi nuevos que sus hijos pequeños ya no usan.

He tenido que dejar eso a un lado por ahora, estoy muy ocupada con mis hijos. Espero volver a retomarlo muy pronto”.

A pesar de ser una genial idea Katie ha dejado de atender el sitio web mientras se enfoca en criar a sus tres hijos.

Facebook

La decisión de esta madre es muy poco usual, sin embargo para ella fue de gran utilidad. Compártela con tus amigos y déjanos saber si tu te atreverías hacerlo.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!