Un niño de 7 años despierta milagrosamente del coma tras sobrevivir a un naufragio

Julian Honen, de 7 años acompañó a su papá Maike Hohnen y a un amigo de su familia a un viaje de pesca en la costa de Queensland en Australia cuando vivió una experiencia muy peligrosa.

La embarcación en la que se trasladaban viajaba a 8 millas de distancia de la tierra cuando se hundió en el mar a 21 grados de temperatura. Aunque podría parecer que el agua no estaba tan fría, permanecer dentro por tiempo prolongado es muy riesgoso.

El cuerpo de Julian luchaba por mantenerse en calor mientras sufrió hipotermia generada por permanecer seis horas en el océano hasta que él, su padre y su amigo fueron rescatados.

Cuando el niño fue trasladado al hospital lo colocaron en estado de coma inducido para preservar su estado de salud.

“Tenían el equipo de seguridad necesario a bordo, pero desafortunadamente en el momento en el que se dieron cuenta de que el barco se estaba hundiendo en el agua era demasiado tarde”, relató Kyle Banks un policía de Sunshine Coast.

Antes de que el barco se hundiera lograron enviar una señal de socorro para pedir ayuda, pero ninguno tuvo tiempo de tomar un chaleco salvavidas así que tuvieron que permanecer en el agua hasta que llegó el rescate.

El padre de Julian lo sostuvo en sus brazos todo el tiempo, se sujetaron de escombros, hicieron todo lo posible para mantener al niño a flote durante la noche.

Finalmente, un equipo de rescate llegó al lugar después de verlos desde un barco petrolero anclado, los trasladaron en un helicóptero hasta el hospital más cercano.

Los tres fueron diagnosticados con hipotermia, Julian estaba en coma inducido y su pronóstico era reservado.

A pesar de que el estado del pequeño era delicado, su familia no estaba dispuesta a rendirse, confiaban en que lograría sobrevivir.

Y así fue, milagrosamente el pasado lunes el niño abrió los ojos rompiendo los peores pronósticos médicos.

Segundos después de haber reaccionado, Julian conversó con su familia, quienes estaban felices y complacidos de presenciar el milagro que habían deseado con tanta fe.

“Fueron muy afortunados de haber sido encontrados a tiempo”, dijo la madre de Julian. Actualmente, el niño está estable igual que su padre y su amigo que siguen recuperándose.

Los padres de Julian han expresado su gratitud al equipo de rescate Sunshine Coast University Hospital y al Queensland Children’s Hospital por su extraordinaria labor.

“Soy el hombre más afortunado del mundo. ¡Tengo un hermoso hijo que me sonríe todos los días!”, dijo Maike refiriéndose a su pequeño Julian.

El desenlace de este caso ha emocionado a muchos usuarios en las redes, los milagros sí existen, no te vayas sin compartir este.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!