Termina desconsolada tras gastar todos sus ahorros para festejar su cumpleaños soñado, nadie fue

Para una joven celebrar su cumpleaños puede ser una de las ocasiones más importantes de su vida, y cómo no, si es un año más en el que se agradece lo vivido y se desea que el nuevo año este colmado de muchas bendiciones.

Hay quienes suelen celebrar su cumpleaños con aquellas personas realmente importantes, familiares y amigos suelen ser los principales invitados.

Joven gastó todos sus ahorros pero nadie fue a su fiesta de cumpleaños

cumpleaños

Sin embargo, en ocasiones nos esmeramos tanto por compartir con los demás y al no tener una respuesta positiva nos crea una gran desilusión, un mal recuerdo que difícilmente se olvidará.

Esta es la historia de Pilar Armijo, una joven que reside en Santa Fe, Argentina, que acudió a las redes para dar conocer que su fiesta de cumpleaños no salió como esperaba.

La joven pasó semanas organizando su propio cumpleaños, decidió que la temática sería color rosa debido a que es su color favorito.

Se esmeró en cada detalle e incluso personalizó las copas para crear cierta complicidad y empatía con sus invitados, pero solo recibió un gran desplante por parte de quienes ella consideraba sus amigos.

A través de su cuenta de Twitter escribió:

“Hoy festejaba mi cumpleaños y estoy viendo historias de mis invitados que no podían venir subiendo si sale Wane o Gull o la concha de sus hermanas pedazos de forros, nunca más”.

Pilar descubrió que sus amigos le estaban mintiendo y prefirieron armar otro plan para divertirse en dos bares de la ciudad de San Lorenzo, en lugar de organizarse para ir a su fiesta de cumpleaños.

Si bien, la ausencia de quienes consideraba sus amigos fue un golpe muy duro para la joven, logró encontrar serenidad y compartir un día tan especial al lado de su familia. Quienes la acompañaron e hicieron de su noche algo mucho más íntimo y acogedor.

“Se perdieron un cumpleaños rosa muy hermoso. Por suerte tengo una familia hermosa que me acompañó”, dijo la joven.

Pilar comentó a un medio local que había invertido todos sus ahorros para celebrar su cumpleaños, gastó mucho más de lo que gana en su trabajo y sus invitados ni siquiera valoraron su esfuerzo.

“Yo vivo en Aldao. En total gasté 50.000 pesos argentinos (alrededor de 360 euros). Trabajo de niñera y mi sueldo no es ni la mitad de eso, tuve la ayuda de toda mi familia y me quedaron un montón de cosas que no se usaron. Entre ellas el salón, ya que lo terminé haciendo en casa de mis suegros porque el salón era muy grande para los que éramos. Mi madre y mi novio se esforzaron muchísimo para ayudarme y somos una familia humilde, fue todo con trabajo y esfuerzo”.

La joven compartió algunas imágenes a través de su cuenta de Twitter, un pastel en forma de corazón de su color favorito, al igual que las empanaditas y muchos otros aperitivos.

También las copas personalizadas y toda la decoración en rosa que terminó disfrutando al lado de su familia y su novio.

Lo que más desconcierta a la joven es que ella siempre asistió a los cumpleaños de sus amigos, aunque llegó a pensar que no asistieron porque era un pueblo retirado, ella les avisó con tiempo de la fiesta y todos confirmaron, pero tan solo un día antes los planes cambiaron.

“A mis amigos de la escuela les avisé ya que me mudé y estoy viviendo en un pueblo, al lado de San Lorenzo, lo iba a festejar allí porque me quedaba más cómodo en todo sentido, y la mayoría me dijo que no había problema. Que iban a venir. Un día antes, cuando ya tenía todo comprado y el salón preparado, les mandé a todos de nuevo si por favor me avisaban quiénes venían. Solo seis respondieron, entre ellos mi hermano mayor y mi cuñada. Algunos me dijeron que trabajan. Otros que era muy lejos, sabiendo que un taxi entre pueblo y pueblo está en 1.000 pesos (unos 7 euros), que hoy en día no es nada. Si lo pagan entre cuatro no era ni 300 pesos cada uno”, detalló la joven.

La joven destaca que preparó su fiesta con antelación y avisó a sus amigos con tiempo, asegura que para el próximo año no hará ninguna celebración. Aunque fue inevitable el descontento que le causaron sus invitados, está infinitamente agradecida con su familia y su novio, pues a pesar del dinero que perdió, ellos la alentaron y la hicieron sentir especial.

Después de todo, el verdadero amor lo encontramos en la familia, y en aquellas personas que nos demuestran con pequeñas acciones su lealtad y respeto.