Una joven es capturada amamantando pero descubren que no es un bebé: “Está permitido”

Una joven es capturada teniendo un extraño comportamiento durante un vuelo comercial, la mujer llevaba en sus brazos y cubierto en una manta lo que a simple vista parecía un bebé.

Sin embargo, los tripulantes a bordo descubrieron que no se trataba de un ser humano sino de algo que los dejó completamente sorprendidos.

Captan a una joven amamantando y descubren que no es un bebé.

joven

El insólito hallazgo se dio a conocer a través de las redes sociales. Actualmente, a través de este medio podemos informarnos de historias que desbordan ternura y admiración, así como situaciones bizarras que nos hacen cuestionarnos lo complejo e incomprensible que podemos ser como sociedad.

Ya sean instantes que nos roban el aliento al reírnos a carcajadas o que nos dejan completamente sorprendidos, es contenido que los usuarios consumen de manera masiva.

Como la historia de nuestra protagonista, sus acciones fueron capturadas en vídeo y rápidamente llamaron la atención de millones de internautas en todo el mundo. En el vídeo que dura poco más de un minuto, se puede ver a una mujer «amamantando» en un vuelo comercial.

Sin embargo, sus acciones no pasaron desapercibidas ante un compañero de vuelo que notó una conducta un poco extraña por parte de la joven, por lo que decidió llamar a las autoridades del vuelo y exponerles la situación.

El hombre aseguraba que la joven estaba amamantando a un gato, por lo que el empleado de la aerolínea intenta persuadir a la pasajera e insiste que le muestre lo que lleva en brazos.

Lo que al principio parecía un bebé, a medida que se puso más tensa la situación, se descubrió que era algo que se sobrepasaba los estándares de la normalidad.

El trabajador de la aerolínea advertido por lo que le había comentado el otro pasajero, le dice a la joven lo siguiente:

“No puede amamantar un gato, no importa si está en un vuelo o no”.

Ante estas palabras, la joven le replica “estoy sosteniendo a mi bebé”, quien estaba cubierto por una manta y contra su pecho. El oficial de la aerolínea le pide que le muestre si lo que tiene en los brazos realmente es un bebé.

A medida que avanzan los segundos la situación se intensifica, por lo que la joven intenta defenderse y replica:

“Adelante, quítele la manta si está tan seguro. Él está filmando cómo usted hace esto”.

El hombre remueve la manta y descubre que lo que decía el otro tripulante era cierto, se trataba de un gato. Esto causó gran revuelo. Muchos no podían salir de su asombro, la pasajera al sentirse vulnerable y expuesta dijo:

“Es un animal de Servicio de Emergencia de Apoyo Emocional y es un lince, no un gato”.

“¿Es un gato real?” ; “¿Está vivo?”,  dicen otros pasajeros, quienes no podían creer lo que estaban viendo. La mujer insiste en decirle que se trata de un animal de servicio.

En este momento se escucha a otro tripulante decir:“Bueno, eso está permitido”. Por lo que la acusada se defiende diciendo: “Sí, esta permitido”.

Sin embargo, la situación que ya de por sí estaba inquietante, da un giro inesperado cuando el camarógrafo logra capturar el rostro del gato.

Un primer plano del hipotético animal deja ver unos ojos desorbitados y bien abiertos, como de plástico. Esto comprueba que la mujer llevaba consigo un animal de juguete o un pequeño lince embalsamado para tranquilizarla durante el vuelo.

El vídeo se hizo viral obteniendo más de 10 millones de reproducciones.

Si bien las mascotas de apoyo tienen como cometido ayudar a las personas a superar situaciones que les resulta difíciles de afrontar o, simplemente, su compañía resulta terapéutica en su día a día, no siempre vemos a adultos con juguetes o peluches que los ayuden a calmar sus miedos.

Estudios demuestran que la relación con los muñecos de peluche revelan los miedos de apego y la depresión que presentan pacientes adultos con trastorno límite de personalidad. Los animales de peluche tiene un efecto protector y al mismo tiempo beneficioso, proporcionan calidez, consuelo y cercanía.