Muere un joven de 17 años tras ingerir exceso de alcohol ante la indiferencia de sus “amigos”

La solidaridad es una muestra de amor hacia el prójimo. Sin embargo, no todas las personas tienen la voluntad de ayudar a quien lo necesite.

Lamentablemente, esta es una historia donde un joven adolescente murió después de ser ignorado por sus amigos, quienes no solicitaron ayuda para asistirlo a través de la línea de emergencia.

El Doctor Robert Hunter comentó que en sus 17 años de carrera como forense nunca se ha encontrado con un caso como la muerte de Jake Wheatcroft.

Cuando alguien observa algún comportamiento extraño de un individuo que ponga su vida en peligro, lo más normal es que se busque ayuda, pero en este caso se presentaron todos los escenarios atípicos”.

Jake había estado celebrando la víspera de Año Nuevo en la casa de un amigo cuando se durmió en el sofá tras ingerir una botella completa de 70 ml de vodka.

Sus amigos aprovecharon el momento como todos los adolescentes de jugarle una broma por haberse embriagado a tal punto de quedar inconsciente.

Nunca les pasó por la mente comprobar si Jake respiraba o si tenía pulso, simplemente asociaban su estado al nivel de alcohol que tenía en su cuerpo.

Más tarde se preocuparon porque no podían despertarlo, sin embargo, en lugar de llamar a emergencia intentaron revivirlo una y otra vez con primeros auxilios. Pero cada intento fue fallido, no se habían dado cuenta que ya era tarde para cualquier intento que pudieran aplicarle a Jake.

Al día siguiente, unos amigos encontraron su cuerpo en el mismo lugar a eso de las 11 de la mañana. Es claro que no querían tener problemas con la policía, pero más allá de todo, estaba en juego la vida de Jake.

VER TAMBIÉN:  Las dolorosas consecuencias de la masacre de Las Vegas - El autor analizó cómo matar a más gente

La reacción más normal hubiese sido que al momento de ver el cuerpo en el mismo sitio, debieron llamar inmediatamente a la policía o una ambulancia, pues era raro que Jake pasado las 24 horas de aquella fiesta no se hubiese movido de donde lo habían dejado.

Para estos chicos no va a ser una vivencia nada fácil de olvidar, indudablemente deberán rendir cuentas a la ley por su comportamiento y acciones desequilibradas, pero la carga en su mente de la muerte de Jake va a requerir de ayuda profesional.

El patólogo Michael Biggs dijo que Jake murió de toxicidad aguda por etanol que efectivamente causaba que la parte del cerebro que controla la respiración se durmiera.

Su nivel de alcohol en la sangre tenía casi cuatro veces más que el límite de la bebida legal.

Las versiones en la investigación muestran la necesidad de los chicos de evitar a toda costa ir a la cárcel, pero las evidencia recabadas en el lugar de la muerte de Jake, hace más complejo el trato hacia estos chicos.

Para la Corte no hay una versión real de los hechos, todos estos chicos estuvieron consumiendo alcohol en niveles muy altos, lo que no permite tener una clara visión de las acciones que hicieron al saber que Jake no reaccionaba a ninguno de sus intentos y que definitivamente había muerto.

El padre del niño tampoco llamó a la línea de emergencia, sino que fue a la casa de los padres de Jake en la avenida Glebe, en Pinxton, Derbyshire, para darles la terrible noticia de la muerte de su hijo.

Quería explicarles que había sido un accidente, que esa noche habían ingerido licor de una manera descontrolada y que Jake había bebido demasiado, que los chicos pensaban que al otro día se le pasaría el estado de ebriedad”.

Los chicos no supieron parar su desenfrenada manera de divertirse, llevándolos a este trágico acontecimiento.

VER TAMBIÉN:  Una joven de 17 años tuvo que dar a luz en la calle porque le negaron la asistencia médica

Chris Yapp, agente de la policía de Derbyshire, dijo que las mentiras han causado más estrés a los padres de Jake. Sus amigos dijeron que les aterrorizaron las repercusiones si decían la verdad.

Facebook / Metro

Lo cierto es que acciones como estas dejan lamentables hechos en jóvenes que por pasar un rato de diversión no miden las consecuencias.

Ciertamente estos chicos tendrán mucho tiempo para responder por sus actos ante la justicia, pero sus padres también tienen mucho que lamentar por no haber tenido la precaución de evitar que ingirieran tanto alcohol.

Es muy lamentable la pérdida de una vida para que algunos jóvenes tengan consciencia. Comparte esta noticia como una alerta a los padres y a los adolescentes, definitivamente hay mucho que aprender.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!