Viaja 26 horas disfrazado por una broma de sus amigos para celebrar su despedida de soltero

Viajar en avión suele ser la manera más agradable, práctica y cómoda de moverse de un lado a otro.

Sobre todo cuando se trata de asistir a eventos y encuentros especiales. Iain Tate, un agradable bombero del oeste de Inglaterra, puede contarnos al respecto con una ligera diferencia.

Iain viajó hacia Marbella, España, disfrazado de Freddie Mercury a modo de broma para encontrarse con un grupo de entrañables amigos y así decirle adiós a la soltería con su gente más cercana.

Claro, no era un Freddie Mercury cualquiera. Se trataba nada más y nada menos que del disfraz de mujer en el famoso video I Want To Break Free.

De ese modo, Iain salió de la estación de bomberos en donde trabaja, con falda corta negra, una blusa color rosa, bigotes y una aspiradora en mano.

Ese ridículo no bastó para hacer más bochornosa la jornada, porque el regreso después de la despedida de soltero desde Marbella hasta el aeropuerto de Leeds Bradford, el más cercano a su residencia, se tardó nada más y nada menos que 26 horas.

Ian disfrazado para su despedida de soltero

¡Sus amigos conspiraron pagando 646 euros demás para que el regreso fuese a través de conexiones por 4 países más!

Las conexiones fueron tan extrañas como diversas. Málaga-Dusseldorf, Dusseldorf-París, París-Dublín y un retraso en este último que lo llevó a estar más tiempo aún para poder abordar el vuelo de regreso a casa hasta el aeropuerto Leeds Bradford.

“No bastaba con lo malo que fue partir desde la estación de bomberos vestido de mujer. También tenía que durar casi 25 horas más que mis amigos para llegar a casa” mencionó abochornado Iain.

Es irónico todo lo sucedido, puesto que el chiste de esta historia no es solo que el pobre hombre haya estado disfrazado y expuesto al ridículo por una broma interna con sus amigos, sino que también tuvo que someterse a extenuantes horas de tráfico aeroportuario. Todo por un chiste exageradamente pesado.

La foto del recuerdo

“Yo les haría lo mismo uno a uno. Nadie se salvaría de mi dulce venganza. Cueste lo que me cueste”  comentó bromeando un internauta.

No es para menos la reacción. Cualquiera se volvería loco de esperar tanto para llegar a casa en un viaje que normalmente se hace en un vuelo de una o dos horas. Al parecer Iain tiene amigos con un sentido del humor bien particular.

“Al menos en casa lo estaba esperando su prometida, para darle unos masajes después de tanto viaje” dijo bromeando otra internauta.

Las bromas de vez en cuando se pasan de la raya. De eso puede dar cuenta Iain, quien lo pensará mejor la próxima vez que sea el centro de atención con sus amigos, vestido o no de Freddie Mercury.

Comparte esta divertida historia entre tus amigos y familiares para poner a prueba su imaginación y paciencia en caso de bromas y chistes de mal gusto.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!