Hablan las mujeres que protagonizaron un caso de negligencia al inyectarse los labios

En la mayoría de los casos, lo barato nos puede salir más caro de lo que creemos, sobre todo cuando de tratamientos cosméticos se trata.

Lo caro no es sinónimo de calidad, pero muchas veces, tomar la opción más económica para mejorar nuestro físico, puede causar mucho dolor y sufrimiento a la larga.

En Arizona, Estados Unidos, un grupo de al menos siete mujeres contrajeron herpes tras someterse a varias “inyecciones baratas”, para aumentar el volumen de sus labios.

Alexandra Garaventa, una joven de 19 años de edad, envidiaba tener los labios voluptuosos de su amiga quien, según la mujer, cada vez que se inyectaba lucía perfecta.

Fue así como el pasado tres de agosto, Alexandra decidió acudir a una sesión de inyecciones en los labios que su amiga, quien le aseguró ser enfermera le había ofrecido por la módica suma de 80 dólares (las inyecciones en los labios pueden costar hasta 500 dólares).

“Tenía muchísimos clientes, iba un montón de gente”, narró Garaventa.

La joven acudió ansiosa a la casa de Gabby Acosta, en Maricopa, quien de inmediato le aplicó varias inyecciones de Probcel, un relleno facial que contiene ácido hialurónico, sustancia que es ilegal en Estados Unidos y que comenzó a inocular silenciosamente con el virus del herpes en los labios de la joven.

Como es de suponer, el intenso dolor le hizo entender a Alexandra que había cometido un terrible error. Algo definitivamente no andaba bien.

“Era casi como si mis labios quisieran rechazar lo que se les estaba metiendo a la fuerza. Literalmente es el dolor más fuerte que he sentido nunca”, confesó la mujer.

Tal fue la hinchazón que los labios le rozaban la nariz, sin embargo, le aseguraron que no había peligro, que era una reacción normal al producto y Alexandra fue dada de alta.

Era tan intenso el dolor que la joven tuvo que ser ingresada en el centro médico donde fue operada un par de ocasiones.

Tiempo después, Alexandra descubriría que no era la única víctima de la supuesta enfermera ya que tuvo contacto con al menos otras seis afectadas por la misma situación.

Ahora, todas ellas están presentando serias afectaciones que podrían dejarles cicatrices imborrables de por vida.

Por su parte, la falsa practicante simplemente desapareció de los contactos, borró su cuenta en las redes sociales y cambió su número de teléfono. Aún se investiga su paradero. Entre tanto, los labios de la joven continúan en recuperación.

Al principio, las siete mujeres no pudieron identificar el herpes labial, debido a que desconocían los síntomas.

A causa de la falta de mejoría, todas las afectadas asistieron a emergencias con los labios hinchados y llenos de ampollas, siendo diagnosticadas con herpes, un virus muy contagioso.

Si bien siempre existen riesgos en una cirugía, en estas clínicas de dudosa reputación son mucho más grandes.

Si estás pensando en hacerte una intervención estética para mejorar tu aspecto, debes pasar primero por un proceso de investigación, no solo de los posibles efectos secundarios y las consecuencias de tener esa cirugía, sino de la veracidad de la información profesional del doctor que te realizará el tratamiento. Recuerda que siempre lo barato, sale caro.

Comparte este caso con tus familiares y amigos. Recuerda cuidar de tu salud en todo momento, más allá de la vanidad.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!