Habla la madre del niño con Síndrome de Down fotografiado junto al director escolar en el suelo

En ocasiones la vida nos golpea muy duro y un mal día puede convertirse en un torbellino de emociones para cualquiera, más aún si hablamos de un niño.

Sobre esto tiene pleno conocimiento un entregado maestro que se acostó en el suelo para consolar a su alumno de 8 años que necesitaba tiempo y atención para procesar sus emociones.

El pequeño LJ Compton no atravesaba por una simple rabieta, sino que su caso es especial pues tiene síndrome de Down y está en el espectro autista. Por ese motivo John  Smith, un profesor principal y el nuevo subdirector de la Escuela Primaria Garfield en Marion, en Ohio, no dudo salir del protocolo para poder actuar.

Hace unas semanas el autobús escolar llegó algo demorado a la Institución pues tenía inconvenientes con un niño, ese era LJ Compton. Frente a esta situación el mismo director se acercó a la entrada y tuvo una emotiva reacción para conectarse con el chico en apuros.

John se acostó en el suelo respetando en espacio de LJ pero haciendo siempre contacto visual con el pequeño y hablándoles despacio para intentar calmarlo y brindarle algo de seguridad y confianza.

El momento fue capturado por la estudiante Amber McKinniss, quien decidió compartirla en Facebook y desde ese momento la imagen se hizo viral.

 “Sólo tenía que tomar esa foto. ¡Es lo más increíble que he visto! El Sr. Smith es el mejor maestro. ¡Me alegra que se haya convertido en director!”, comentó la chica en la publicación.

La imagen comenzó a circular en diferentes grupos y finalmente fue vista por Stephane, la madre del pequeño. La mujer estaba realmente enternecida y agradecida por el gesto que había tenido el educador con su hijo.

Ella no tenía idea de lo que había sucedido hasta que se topó con la publicación y de este modo pudo corroborar que había tomado la mejor elección en cuanto a la educación de su pequeño.

LJ vive a menos de una cuadra de otra escuela pero Stephane prefirió enviarlo a la Escuela Garfield por la atención que su pequeño recibe en el lugar.

Según relató la madre, LJ es un niño feliz que siempre está sonriendo pero en ocasiones absorbe demasiado el ambiente exterior y finalmente tiene crisis como la que sufrió el día de la fotografía. Por fortuna, aunque ella no estaba cerca de él había una persona de buen corazón dispuesta a ayudarlo.

¿Quién no quisiera que un maestro como John esté cerca de su hijo? Por favor comparte esta nota y hagamos su historia viral para que motive a otros a ser más comprensivos con estos pequeños.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!