Habla el hombre que visita Machu Picchu después de que lo abrieran exclusivamente para él

No podemos que negar que la pandemia transformó los planes de miles de personas en el mundo, sobre todo de aquellos que llevaban mucho tiempo planificando conocer un destino turístico pero quedaron atrapados en el país sin poder hacer su sueño realidad.

Este fue el caso de Jesse Katayama, un joven japonés que viajó a Perú para quedarse solo unos días y terminó quedándose por siete meses debido al brote de coronavirus.

El complejo está ubicado en la región del Cusco, provincia de Urubamba, distrito de Machupicchu, sobre el Valle sagrado de los Incas.

Jesse tenía como gran sueño conocer el gran complejo arquitectónico Machu Picchu, pero ese anhelo se fue a la deriva cuando cerraron todos los complejos turísticos debido a la pandemia.

Comprensiblemente, el hombre se sintió abrumado al no poder conocer el emblemático monumento.

Está en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1983.

Con la gran esperanza de poder conocer la ciudadela inca, Jesse se puso en contacto con las principales autoridades como el alcalde de la aldea y el gobierno del país durante su larga estadía.

Su principal objetivo era ver si había alguna posibilidad de visitar el monumento. Afortunadamente, después de varios meses obtuvo respuesta y logró hacer su sueño realidad.

En el 2007 fue declarada como una de las siete maravillas del mundo moderno.

Jesse se convirtió en la primera persona en visitar el Machu Picchu desde que el complejo arquitectónico cerró sus puertas en marzo.

El joven tenía toda la ciudadela completamente sola para él, pudo disfrutar de un recorrido privado en compañía del jefe del parque la segunda semana de octubre.

Machu Picchu en lengua Quechua, significa montaña vieja.

El ministro de cultura de Perú, Alejandro Neyra, comentó al respecto:

Había venido a Perú con el sueño de poder entrar. El ciudadano japonés ha entrado con nuestro responsable del parque para que pueda hacerlo antes de regresar a su país”.

Sin poder ocultar su gran emoción, Jesse acudió a las redes sociales para contar su historia y mostrar su infinito agradecimiento a quienes les mostraron su apoyo. Junto algunas fotografías escribió:

“Recibí muchos mensajes de gente de Perú y de los japoneses que viven en Perú. Pensé que no podía ir, pero todos preguntaron al alcalde del pueblo y al gobierno. Se me permitió ser súper especial.

Toda la gente de Perú es muy amable. Muchas gracias!

Después del cierre, fui el primera persona en ir a Machu Picchu”.

Desde luego que miles de internautas felicitaron a Jesse por cumplir su gran sueño. Un joven que demostró que en medio de las adversidades, con mucha persistencia es posible cumplir las metas. Si bien Jesse visitó el Parque, aún está cerrado a turistas nacionales y extranjeros.

Comparte esta historia en tus redes para que todos aquellos que tengan prisa en lograr algo recuerden que lo más importante en tener paciencia. Después de todo, las cosas buenas llegan a aquellos que saben esperar.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!