Fue a urgencias por un presunto cálculo renal e inesperadamente termina dando a luz

En ocasiones las mujeres demoran un par de meses antes de descubrir que están embarazadas pero una joven de Louisiana, Estados Unidos, y su pareja se llevaron la sorpresa de su vida al saberlo justo minutos antes de que naciera su bebé.

Los jóvenes de 20 años Grace y Bryson Mawn vivían su idilio de amor, al compartir juntos una relación como pareja joven, y en un día se convirtieron en padres de una hermosa niña.

Grace padece cálculos renales, por lo cual no le pareció nada extraño cuando se le presentaron unos fuertes dolores después de una cena con sus amigos.

Durante la madrugada del 26 de marzo, la dolencia era incontrolable y la joven no podía aguantar más. Grace fue llevada de emergencia al hospital pasadas las tres de la madrugada. Todo esto sin imaginarse que estaba en trabajo de parto.

“Yo me sentía mal, probablemente se debía a los cálculos renales, e iba a recuperarme'”, pensó Grace el día de dar a luz.

Sin embargo, al acostarse en la cama para la revisión, todo fue diferente. Apenas la joven se acostó rompió fuente, la bebé estaba en camino y sus padres no tenían la menor idea de lo que sucedía.

“Sabía, cuando sentí algo ahí abajo, que no era un cálculo renal”, respondió Grace.

Cuando Grace sintió a su pequeña bebé supo que algo más estaba sucediendo, aunque no terminaba de considerar el embarazo pues había seguido menstruando y no había notado ningún síntoma.

Meses antes, la pareja había intentado concebir mediante un tratamiento que parecía no haber surtido efecto. Incluso, en enero se realizó una prueba de embarazo pero está resultó negativa. Ni Grace, ni Bryson consideraban la posibilidad de un embarazo la noche en que salieron a emergencias.

“En el momento en que escuché ese llanto, dije: ‘¡Qué! ¿Cómo nació? ¿Qué está pasando?’ Tantas preguntas, tantos escenarios pasando por mi cabeza de lo que iba a pasar”, dijo Bryson.

El 26 de marzo, los jóvenes se convirtieron en padres pero definitivamente estaban muy desconcertados por lo sucedido. Grace no se explicaba cómo podía haber ocurrido eso sin que ella tuviera ninguna sospecha durante los meses de embarazo.

“Nunca la sentí moverse durante el embarazo, nunca tuve antojos, nunca tuve náuseas matutinas”, comentó la desconcertada mujer.

Pensando en retrospectiva, Grace reconoce haber aumentado algo de peso en los últimos meses pero su ciclo menstrual continuaba, aunque quizás no de forma tan regular.

Sin embargo, en enero al hacerse la prueba de embarazo descartó cualquier posibilidad.

Getty Images

Los Mawn están felices por la llegada de su bebé, Micaela, una hermosa niña que nació sana a pesar de que su madre no tuvo los cuidados requeridos durante el embarazo.

Sin embargo, la llegada de la niña no dejó de ser sorpresiva y un gran vuelco para la vida de este aviador de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, y para su esposa Grace, gerente de catering en Chick-Fil-A.

Por esta razón, familiares y amigos decidieron prestarle apoyo con los gastos médicos del parto y las cosas que necesita la bebé. Pero, aún con este apoyo, los costos son bastante elevados así que se ha creado una campaña para ayudar a los nuevos padres.

KSLA

La bebé de estos esposos se escabulló al mundo sin que ellos pudieran planificar nada pero ¡por fortuna! Micaela está sana y crece rodeada del amor de la familia. Esto es lo más importante y estamos seguros que de granito en granito podrán salir adelante con el dulce resultado del supuestos “cálculos de riñón” de Grace.

¿Conoces un caso similar? Comparte con tus amigos esta historia e invítalos a consultar un especialista ante cualquier sospecha de embarazo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!