Graban a un desalmado destruyendo la piscina de hidroterapia de una niña discapacitada de 5 años

Hay actos perpetrados por gente sin corazón que nos indignan, pero hay casos en los que la crueldad no tiene límites, y nos llenamos de ira, frustración e indignación. Preferimos creer que ojalá el karma haga de las suyas, porque lo que merecen esas personas simplemente lo peor.

Jonathan y Michelle Carr, de Blidworth, en Nottingham, están profundamente devastados. Su dolor es indescriptible y no les queda más que acudir a las redes en busca de ayuda económica y que se haga justicia.

Jonathan descubrió en las cámaras de seguridad la maldad de la que habían sido víctimas: un sujeto irrumpió en su patio trasero con el solo objetivo de echar a perder la piscina de hidroterapia de su pequeña discapacitada de 5 años.

¿En qué mente puede caber hacer ese tipo de actos tan reprobables solamente para hacer daño, y a una pequeña niña? ¡Es indignante!

El vándalo fue descubierto en el video llenando de pintura negra la piscina de hidromasaje de la pequeña Evie

Evie Carr nació con una condición que significa que nunca podrá caminar sin ayuda, y lo más triste de este caso es que lo único que puede hacer por sí sola, y además le encanta, es nadar en la piscina. Pero esa única felicidad, el desalmado se la arrebató porque sí.

«Quien haya hecho esto es una persona vil y es lo más bajo que se puede esperar de un ser humano. Tengo el corazón roto en mil pedazos y mi esposa está desconsolada. Ambos hemos estado llorando por eso. No tengo palabras para describir lo que han hecho y el daño que han causado», dijo el devastado hombre de 47 años.

«La piscina realmente cambió su vida, es una niña completamente feliz en ella. Ella no puede moverse de la misma manera afuera como puede hacerlo en el agua. Es lo peor que alguien podría hacernos», agrega.

Evie padece de una condición del desarrollo llamada paquigiria que la adquirió a los 5 meses de nacida, lo que le produjo retrasos severos en el desarrollo, epilepsia, parálisis cerebral, dificultades para alimentarse y tragar, así como tener una cabeza pequeña.

Como no tiene cura, la única recomendación médica fue la fisioterapia y la hidroterapia.

El que le hayan dañado su piscina ha conmocionado a muchos porque su caso es especial. Toda la comunidad se había unido en el año 2016 para ayudar a estos padres con donativos para que adquirieran la piscina, que costaba más de 12.000 euros. Y ahora el esfuerzo de miles de personas se borró de un plumazo por la culpa de alguien que tiene una piedra como corazón.

Jonathan asegura que como en estos días no estaba usando la piscina con mucha frecuencia, no se dieron cuenta del daño sino hasta el tercer día. Ya en ese momento la pintura estaba totalmente adherida y la piscina ya no tenía posibilidad de reparación.

«Quien hizo esto lo planificó muy bien, sabía exactamente lo que estaba haciendo», recalca el padre de Evie.

La policía de Nottinghamshire está al tanto del incidente y se ha mostrado totalmente indignada por el suceso, piden a cualquier ciudadano que pueda dar alguna información para dar con el sospechoso, que llamen al 101 o también pueden hacer una llamada anónima al 0800 555 111. 

Actualmente, una nueva piscina asciende a los 17.000 euros y la familia ha agradecido infinitamente que los medios hayan tenido la iniciativa de abrir nuevamente una página de GoFundMe para recaudar fondos. Tú también puedes colaborar con Evie haciendo clic aquí.

No te vayas sin compartir este indignante suceso para levantar la voz, que las autoridades puedan dar con el sospechoso, y ojalá que Evie pronto pueda tener la piscina que tanta falta le hace.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!