Una gata guía a sus rescatistas hasta sus bebés y encuentran a uno de ellos con guiño permanente

Una gata es la más protectora de las madres. Sencillamente, es capaz de hacerlo todo por salvaguardar el bienestar de sus pequeños, especialmente cuando sabe que uno de ellos tiene un aspecto especial que lo hace aún más vulnerable.

La gata dio todo de sí para cuidar de sus bebés

Kris y Kia Papiernik son dos amantes de los animales que conducen la organización de rescate Kolony Kats. A través de ésta van ayudando a todos los animales sin hogar que encuentran en su camino, en el Estado de Florida, Estados Unidos.

Sin embargo, jamás esperaron encontrarse con una familia de felinos tan especial mientras viajaban en su automóvil, en su camino habitual, y de la nada apareció una gatita cruzando la calle.

La felina estaba a punto de darles una gran sorpresa

Ese día era extremadamente frío, tanto que no se veía a nadie caminando por las calles. Por eso la pareja no dudó en detener su automóvil, descendiendo para proporcionar alimento a la que se convertiría en su nueva amiga peluda.

Fue entonces que se percataron de que la gatita sin hogar estaba lactando. La pequeña agradeció su gran gesto, pero permaneció nerviosa al ser tratada con amor por unos extraños.

Así que la pareja esperó dentro de su automóvil para averiguar dónde vivía la felina.

Siguieron a la mamá gata con la esperanza de poder ayudar a ella y a toda su familia

gata

La gata se detuvo en el porche de una casa. Ahí, dentro de una vieja caja de cartón, se encontraban 4 adorables bebés. Se trataba de la cuarta camada de la pequeña, la cual tuvo durante los últimos dos años.

De inmediato, la noble pareja buscó al propietario de la casa y él les afirmó que la felina no tenía hogar.

Necesitaba ayuda urgente, Kris y Kia habían aparecido en el lugar y momento adecuado.

La pareja quería evitar, a toda costa, que los gatitos y su madre terminaran deambulando por la calle sin ningún rumbo o esperanza. Así que al día siguiente volvieron por ellos.

“Estuvo de acuerdo. Regresamos al día siguiente y recogimos a esta pequeña familia. Fue entonces cuando notamos que teníamos un gatito especial”, narró Kris.

Para comenzar a cuidar apropiadamente de la familia de felinos, la pareja los llevó con el veterinario.

Todos tuvieron resultados favorables en los exámenes clínicos, a excepción del más pequeño que fue diagnosticado con anoftalmia y labio leporino.

A causa de un trastorno genético, el bebé no tenía ni tejido ni el globo ocular. Afortunadamente, esa condición no repercute en su calidad de vida, por el contrario, lo hace ser más especial y lucir enternecedoramente.

El bebé tiene un dulce guiño permanente

La protectora madre fue llamada Eleanor y espera con ansias el feliz momento en que todos sus gatitos partan hacia un amoroso hogar en el que jamás volverán a padecer frío y malas condiciones en las calles.

“Mamá es absolutamente amorosa. Me deja tocar a sus bebés y me abraza mientras la abrazo.

Los gatitos ahora pesan más de medio kilo y están increíbles. Eleanor se asegura de que estén bien alimentados y cuidados”, señaló Kia.

El gatito con el guiño fue llamado Kurduroy. Es más pequeño que el resto de sus hermanos, Koko, Kelsi y Kirby, pero aventaja a todos con su carismática personalidad que conquista a cualquiera a su alrededor.

En las calles aguardan cientos de animalitos, esperando a que alguien pueda abrirles su corazón. Sin duda, la pareja de rescatistas no pudo aparecer en la vida de Eleanor y sus gatitos en mejor momento.

Muy pronto los 4 gatitos se encontrarán en su hogar definitivo. ¡Nuestros mejores deseos están con ustedes, hermosos ángeles!