Ganaba 30.000 dólares al mes como actriz de cine para adultos hasta que descubrió el evangelio

Brittni De La Mora trabaja como actriz en la industria del cine para adultos, fue catalogada como la más sexy del mundo cuando era conocida con el nombre artístico de Jenna Presley.

Comenzó su carrera en el año 2005, participó en centenares de películas y llegó a ganar 30.000 dólares mensuales. Alcanzó el éxito gracias a su talento en este tipo de producciones tan codiciadas, pero algo la motivó a renunciar a todos los beneficios que tenía, incluso su exorbitante salario.

Antes de incursionar en la actuación, Brittni trabajó como bailarina en un local nocturno llamado “Spearmint Rhino” en Santa Bárbara durante tres meses y medio, hasta que fue contratada por Derek Hay, dueño de la conocida agencia LA Direct Models.

En su adolescencia vivió traumáticos episodios de abuso y sufrió un trastorno alimenticio que casi le cuesta la vida, llegó a pesar 26 kilos.

La mujer californiana de 32 años asegura que cuando “conoció el evangelio” decidió cambiar su estilo de vida. Actualmente predica el evangelio en la iglesia de Cornestone, en San Diego, y espera a su primer hijo junto a su esposo.

En el año 2013 ella ingresó a “iglesiaXXX”, un grupo de ayuda que trabaja con las personas que sufren adicción al material gráfico y audiovisual para adultos. Ahí conoció a Richard, un pastor del que se enamoró perdidamente y con quien contrajo matrimonio tres años después.

Brittni trabajó durante muchos años como actriz en más de 275 películas para adultos sin poder abandonarlo, aunque tuviera la intención.

“Quería dejar esa carrera, traté de hacerlo sin la ayuda de Dios, pero no pude. Ahora, él y Richard me dieron la bendición más grande de todas. Seremos padres de una bella niña llamada Jada Rose”, relató.

Aseguró que la noticia de su embarazo los tomó por sorpresa y considera que es un milagro. “Estos momentos son muy especiales para mí porque el año pasado ni siquiera sabía si podría tener hijos. Tuve tantos momentos llenos de dudas. En mi corazón, sabía que Dios vendría por mí, pero no tenía paz porque permitía que mi mente me hiciera pensar lo contrario”, escribió en su perfil de Instagram.

Richard, esposo de Brittni, comentó: “Estoy más que orgulloso de la transformación de mi esposa. Simplemente me conmueve porque veo a una mujer que una vez se perdió y que ahora pudo volver a encontrarse”.

Ella considera que no se arrepiente de su pasado porque sin él no podría ser quien es ahora. “Si nunca hubiera entrado en esa industria para adultos, no sería quien soy ni estaría haciendo todas las cosas increíbles que estoy haciendo ahora”.

Su historia está impresionando a muchas personas en las redes, no te quedes sin compartirla y comentar tu opinión.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!