Se toma las fotos de graduación en el campo donde trabajan sus padres, les debe todo a ellos

Para muchos, llegar culminar los estudios y llegar al día de la graduación, es un gran sacrificio. Aún más para aquellos que con la ilusión de tener una mejor estabilidad dejan su tierra natal y cruzan fronteras en busca de mejores oportunidades.

Son muchos los padres que día a día sacan el pecho y dan lo mejor de sí para que sus hijos puedan obtener estudios universitarios, padres de acciones que con su esfuerzo y dedicación quieren ver a sus hijos triunfar y cumplir sus metas.

Estudiante se tomó las fotos de graduación en el duro campo donde trabajan sus padres

graduación

Esta es la historia de una familia mexicana migrante que nunca se rindió, los padres encontraron la forma para que su hija fuera la mejor estudiante y lograra titularse de la universidad.

Pese a que no fue nada fácil, los años de esfuerzo y sacrifico valieron la pena cuando la vieron sostener en sus manos el título por que tanto trabajaron y los llenaba de ilusión.

Los padres de Jennifer Rocha llegaron a Estados Unidos desde México con una pequeña maleta pero con la gran esperanza de transformar sus vidas, especialmente la de su hija por quienes estaban dispuestos hacer todo lo posible para que lograra matricularse y estudiar en la universidad.

Ellos nunca tuvieron la oportunidad de realizar estudios superiores, así que le enseñaron a su hija la importancia de estudiar sin denigrar el trabajo honesto que realizaban en el campo.

Desde que llegaron a Estados Unidos la pareja trabajó como agricultores, hacían malabares para que Jennifer fuera la mejor estudiante. Cada vez que salía de la escuela, corría al campo para ayudar a sus padres, quienes debían cumplir con una ardua y exigente jornada laboral.

Empezaban a trabajar desde mucho antes de salir el sol y regresaban a casa muy tarde por la noche. Apenas lograban dormir dos o tres horas, todo el esfuerzo físico era necesario para poder cubrir los gastos académicos de su pequeña.

Durante este tiempo, la joven estudiante comprendió todo el esfuerzo que realizan las personas que trabajan en el campo, aprendió a respetarlas y las admirarlas desde muy pequeña, después de todo, encontró en sus padres el mejor ejemplo.

La joven comentó que las personas pocas veces se dan cuenta de todo el esfuerzo que implica producir y trasladar alimentos a las tiendas de comestibles. Alega que detrás de algo tan simple como frutas o verduras, hay personas que trabajan incansablemente para sacar la mejor cosecha y ofrecerle a los comensales productos de calidad.

Muchos trabajadores realizan sacrificios para llegar a su lugar de trabajo, también están quienes exponen su salud y trabajan en condiciones inadecuadas, pasan todo el día de pie, toleran dolores de espalda o piernas, y hasta picadas de insectos, estos son algunos de los sacrificios que toleran las personas que trabajan en el campo, sacrificios que toleraron los padres de Jennifer para poder darle estudios.

Durante los años como estudiante universitaria, la familia de Jennifer no podía pagarle una residencia, por lo que ella también hizo un gran esfuerzo para ayudar a sus padres, tenía dos trabajos, y muchas veces pasaba horas trabajando en el campo. En ocasiones era tanto la carga que llegó a pensar que no lograría. Al respecto comentó:

“Muchas veces quise rendirme, pero mis padres, sus consejos y su apoyo fueron la razón por la que seguí adelante”.

Para celebrar su gran triunfo, dejar a tras su etapa de estudiante y honrar a quienes hicieron realidad su sueño, la joven realizó una sesión de fotos en el campo donde sus padres labraron el fruto de su esfuerzo.

Un hermoso homenaje que nos recuerda que detrás del éxito y hay muchos sacrificios e historias de seres que con orgullo muestran sus raíces. Se nos achica el corazón de emoción al ver que el esfuerzo de una familia tuvo el mejor de los resultados.

Muchas felicidades y el mayor de los éxitos. Recordemos que el éxito llega para quienes están dispuestos a trabajar arduamente hasta conseguirlo.