La emotiva historia detrás de las 100 tarjetas del Día de la Madre que recibió esta mujer

Ser madre es una de las mayores bendiciones que una mujer puede recibir. “Madre” es un título que no solo se otorga a la mujer que da a luz a un bebé, sino que se gana cada día con la dedicación, cuidados, atenciones y sobre todo con la entrega del amor más puro y sincero que va más allá de la vida.

Es cierto que ser madre es cuestión de todos los días, es una responsabilidad que no se puede eludir ni un instante, sin embargo, en el calendario existe un día conmemorativo que sugiere de alguna manera romper con la rutina y agradecer tan ardua labor a esa mujer que llamamos mamá.

Fiona Oldfield es una madre de 37 años, de West Midlands que sabe muy bien lo que se siente al recibir una tarjeta el Día de las Madres. Esta gran mujer recibió más de 100 tarjetas celebrando ese día tras dedicar años de su vida a criar no solo a sus hijos biológicos sino a los hijos que la vida puso en su gran corazón.

Fiona atesora cada una de estas tarjetas con especial amor. Ella es una mujer que creció bajo su propio cuidado y esto alimentó su alma y deseo de criar a niños para darles una infancia feliz.

Fioana y su marido Paul han criado a más de 15 niños desde que comenzaron a trabajar con Foster Care Associates. En la actualidad cuida a 4 hermanos, todos de 6 años o menos, que son criados junto a sus hijos biológicos, un hijo de 13 años, una hija de 10 años y otra de 8 años.

Esta pareja también le brinda un hogar a Shannon Clifton, de 18 años, que anteriormente fue criada por la familia.

Sin lugar a duda, que la vida de esta familia es bastante agitada, pero a pesar de tener tanta gente en casa la convivencia es maravillosamente guiada por el amor y el respeto.

Esta madre lleva todos los días a 6 niños a 4 escuelas diferentes y cada semana se las arregla para que no falte leche, pan, frutas, en fin, los alimentos y la ropa limpia.

Para Fiona es muy gratificante recibir tarjetas de muchos de los niños que crió y que se han mudado a otro lugar. Es una muestra del amor de ellos gracias al impacto que ella tuvo en sus vidas.

Cuando llega el Día de la Madre ella prepara cordero asado para la cena de toda la familia y para algunos de sus hijos adoptivos anteriores, y después de la cena todos se relajan en el sofá y miran películas juntos.

Me encanta el Día de la Madre, aunque cada año me cuesta más encontrar espacio para todos los regalos y tarjetas”.

Recibir una carta de puño y letra de cualquiera de sus hijos es un regalo que no tiene precio para esta madre.

Mi momento más gratificante como cuidadora de acogida llegó el Día de la Madre hace unos años, cuando Shannon, que no vivía conmigo en ese momento, me envió una tarjeta manuscrita. Realmente significó mucho que se tomara el tiempo para hacerlo.”

Ahora ella vive con Fiona a tiempo completo como adulta.

Facebook

Es genial haber impactado tanto la vida de alguien. Mis hijos biológicos la ven como una hermana mayor y la adoran”.

Para Fiona es muy triste saber que hay un déficit de 8.000 familias de acogida en todo el Reino Unido. Es muy alarmante la carencia de hogar para los niños carentes de cuidados, atenciones y sobre todo de amor.

Para ser un hogar de acogida en el Reino Unido se necesita ser mayor de 21 años, con una habitación libre y principalmente la voluntad de darle al niño un hogar estable y amoroso.

Para el Día de la Madre de este año Fiona insta a cualquier persona con amor a que se detenga un momento y con toda responsabilidad piense en la posibilidad de brindarle un cálido hogar a uno niño.

Comparte esta historia aplaudimos el gran corazón de Fiona y celebramos junto a sus hijos el inmenso amor que comparte con todos, especialmente con los niños.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!