Entre lágrimas, Ferdinando Valencia revela cómo los 100 días que vivió Dante lo transformaron

Dante Ferdinando Martínez, el bebé que pasará a la historia como el incesante luchador de encantadora sonrisa, no pudo vencer la batalla a las secuelas de la meningitis que contrajo.

Ferdinando Valencia, de 36 años, tenía el sueño de despedir a su pequeño en su pueblo, con su gente y en la iglesia que lo vio crecer.

Y así fue, el pueblo entero se volcó en muestras de amor para los padres, que robaron la atención de todos los presentes al verlos con una entereza inquebrantable.

La emotiva celebración eucarística estuvo repleta de momentos sobrecogedores.

Después, la pareja salió a las afueras de la iglesia para dirigir a la multitud un contundente mensaje que ha conmovido a miles de personas.

“Me siento en casa y con ese sentimiento de sentirse en casa es como yo quería que mi hijo Dante se fuera”, dijo Ferdinando.

“100 días de su vida, que nos enseñaron muchas cosas, que nos transformaron, en los que vivimos muchos procesos, duros, pero cada uno de ellos valió la pena. Al final lo único que no queremos es que la vida de nuestro hijo haya sido en vano.

“Y nuestra única sensación en estos momentos para decir que no fue así es decir que de forma personal me transformó“, continuó, mientras Brenda asentía a las palabras llenas de optimismo de su pareja.

“No somos nadie para ser un ejemplo, pero de alguna manera hoy tengo más fe inclusive con mi hijo muerto que la que he tenido siempre. No nos vamos a quejar de Dios nunca, estamos muy agradecidos por cada uno de los días que nos lo dio y no vamos a pensar en todos los que nos lo quite porque va a seguir aquí”, agregó.

“Gracias a todos los que están con nosotros, gracias por decirle adiós a mi hijo de esta manera. Gracias porque me siento en mi pueblo y estoy con mi gente”, concluyó.

En Colima, el actor Ferdinando Valencia y su esposa Brenda Kelerman dan último adiós al pequeño Dante.Vídeo cortesía: Archivo Digital Colima

Publiée par Todo Noticias sur Dimanche 4 août 2019

Entre el público se oye: ¡Estamos contigo! Y sus conmovedoras palabras terminan con un sonoro y extendido aplauso de la multitud en un funeral que más que lágrimas de dolor arrancó sonrisas y profundos sentimientos de paz y serenidad al ver la ejemplar manera en que esta pareja ha afrontado la partida de su bebé tras los 100 días más difíciles de su vida.

Las imágenes no podrían haber sido más conmovedoras, Ferdinando Valencia y Brenda Kellerman acarician por última vez el féretro del pequeño Dante en la Parroquia de San Miguel del Espíritu Santo en Comala, Guadalajara (México).

De blanco impoluto y con una fortaleza digna de admiración, ambos padres entraron juntos al recinto para despedirse por última vez de su bebé nacido el pasado 24 de abril.

Después regresarían por el carrito en el que iba Tadeo, su otro pequeño, quien también ha vivido la larga batalla que su mellizo perdió el pasado 3 de agosto.

Las escenas tuvieron lugar el pasado domingo después del mediodía, según el mismo actor anunció en su cuenta de Instagram, pidiendo a sus seguidores unirse en cadena de oración por el descanso eterno de Dante.

Ferdinando cargó en brazos el pequeño ataúd de su valiente guerrero, una imagen que parte el alma.

“Gracias por estar aquí, mi gente. Gracias por estar aquí“, dijo el padre con rostro sereno.

Tras colocarlo frente al altar, estuvo junto a Brenda, su hija mayor, Sofía, y el pequeño Tadeo, para bendecir los restos de Dante.

No dejes de compartir estas emotivas escenas en tus redes que son un testimonio de esperanza.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!