Facebook desconecta a 2 robots que “cobraron vida” tras una prueba de inteligencia artificial

Los avances tecnológicos representan una parte importante en las inversiones de las distintas compañías que apuestan al crecimiento.

Facebook es una de las grandes organizaciones que no ha escatimado en dedicar una gran parte de sus ingresos para investigaciones que resultan en efectivos desarrollos tecnológicos.

En esta oportunidad se trata de la puesta en marcha de un sistema de inteligencia artificial. Debido a la creación de un lenguaje propio entre los robots e inteligible para el humano la misión fue abortada.

Esta organización se vio en la obligación de desconectar a Bob y Alices, 2 robots que habían sido creados con la intención de perfeccionar las negociaciones. Tenían instrucciones para negociar entre ellos y mejorar las técnicas a medida que se avanzada en la relación comercial.

Según los investigadores a estos robots no se les programó el uso de un idioma comprensible, lo que les permitió la creación de su propio lenguaje.

El equipo de Investigación de IA en Facebook explicó que descubrieron que ambos robots habían desarrollado un lenguaje evolucionado e inteligible para los seres humanos. Ellos crearon su propio lenguaje, pero incomprensible para los hombres.

Durante los primeros días, el sistema funcionó perfectamente, sin embargo, la Unidad de Investigación descubrió que estos robots generaban mensajes carentes de sentido.

Dhruv Batra, integrante del equipo de investigación de Inteligencia Artificial en Facebook, explicó que los robots pasaron de un lenguaje comprensible y a un lenguaje bajo el esquema de palabras en código creado y entendido por ellos mismos.

Las extrañas conversaciones surgieron cuando Facebook desafió a sus robots para que negociaran entre ellos a través de un comercio donde se intercambiaban algunos objetos con cierto valor asignado, como sombreros, bolas y libros.

VER TAMBIÉN:  La trágica reacción de un toro mientras lo sometían a una horrible tortura - Impactante

La respuesta de los robots sorprendió a todos. Fue cuando crearon el lenguaje que solo ellos entendían. Aunque era inteligible a los humanos, el guion de la negociación usado parece que seguía algunas reglas.

Cuando los robots enfatizan su nombre aparece una parte de sus negociaciones, por lo que los investigadores no piensan que se tratase simplemente de una falla en la forma en que se leen los mensajes.

Dhruv comenta que el lenguaje creado por los robots tienen alguna similitud a los mensajes de los seres humanos cuando usan la taquigrafía.

Finalmente, el equipo de investigación de Facebook decidió dar por finalizado el experimento. La compañía no tenía interés en robots que pudieran hablar con la gente, dijo el investigador Mike Lewis.

Es improbable que el lenguaje sea un precursor de nuevas formas de habla humana, según el lingüista Mark Liberman. Se basa en el uso de texto, mientras que el lenguaje de los humanos se usa la voz y la gesticulación.

Tampoco está claro que este proceso genere un sistema con un tipo de palabra o frases, así como una estructura de oraciones propia de los humanos.

Estos robots sí lograron aprender a negociar como los humanos. Fingían estar muy interesados ​​en un tema puntual de tal manera que posteriormente la renuncia a ese tema podría implicar un sacrificio.

Este experimento no es la única manifestación de que la inteligencia artificial ha inventado nuevas formas de lenguaje.

Independent / Youtube

A principios de este año, Google dio a conocer que la inteligencia artificial relacionada con su herramienta de traducción había creado su propio idioma, las traducciones se realizaban “en” y luego fuera “de”.

VER TAMBIÉN:  Marc Askat, un fotógrafo de París, encontró el último búnker de Adolf Hitler - ESTREMECEDOR

Contrario al experimento de Facebook, esta compañía estaba feliz con este desarrollo y dio pie a la continuidad de la investigación.

Comparte esta interesante noticia en tus redes.

NUESTRO VIDEO DEL DIA

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!