Nunca deberías dejar abierta la tapa del váter mientras tiras de la cadena – ALERTA

Todos sabemos que nuestro mundo está lleno de microorganismos pero, ¿realmente nos hemos detenido a pensar en la cantidad de gérmenes y bacterias que tocamos a diario? O peor aún ¿en qué lugares se encuentran esas microorganismos que aunque no podamos percibir pueden representar un riesgo para nuestra salud?

La respuesta de esto puede ser aterradora, cada lugar que toques, cada persona con la que tengas contacto tiene bacterias, tu propio cuerpo está llego de bacterias por dentro y por fuera.

Pero, no te alarmes, no todas las bacterias son malas, de hecho muchas de hechas te ayudan a fortalecer tu organismo.

El problema es que muchas veces tenemos contacto con bacterias peligrosas sin darnos cuenta, si nuestras defensas se encuentran bajas por alguna razón podemos contraer una enfermedad.

Esto deja claro que la mejor forma de estar seguros es la prevención, mantener ciertas condiciones de higiene pueden ayudarnos considerablemente y el Dr. en Ciencias Biológicas y autor del libro “Superbacterias” José Ramón Rivas, vino a poner ante nuestros ojos esa realidad.

Él ha publicado los resultados de una serie de experimentos que nos permiten ver y entender lo que no podemos apreciar de nuestro entorno.

Utilizando medios de cultivos simples y comerciales como lo son el Agar Sangre, que permiten una proliferación acelerada de las bacterias pone ante nuestros ojos lo que muchas veces decidimos ignorar.

El Dr. Rivas, ha colocado desde llaves hasta el rostro de una persona en el medio de cultivo a temperaturas óptimas y controladas y lo que ocurre es impresionante.

Con esto el busca crear conciencia acerca de la higiene y a todo lo que estamos expuestos asegurando que cosas de uso diario pueden ser más peligrosas de lo que pesamos. Por eso decidió mostrarnos lo que ocurre cuando bajamos la cadena del inodoro con la tapa abierta, explicando que la fuerza del agua puede expulsar hacia el ambiente miles de bacterias.

VER TAMBIÉN:  Estaba a punto de recibir un trasplante de su madre y por negligencia ambos perdieron su riñón

De hecho, la cifra que se maneja es un promedio de 10.000 bacterias por metro cuadrado en un baño, si se trata de un baño público o de hospital esto puede ser muy malo.

El Dr. Rivas colocó placas con medio de cultivo dispersas en el baño y después de defecar tiró de la cadena con la tapa del inodoro abierto y luego repitió el mismo procedimiento con nuevas placas para cultivo y cerrando la tapa del inodoro, la diferencia es evidente.

En el primer caso, proliferaron varios tipos de bacterias afortunadamente ninguna peligrosa, en el segundo caso, no proliferó absolutamente nada en ninguno de los medios de cultivo.

Si esto ocurre en algún lugar donde hay personas con diarrea las bacterias serian patógenas y claro que nuevas personas se contagiarían.

Twitter

Con este simple experimento que puede ser emulado en escuelas, el Dr. Rivas nos demuestra cómo con una pequeña práctica se pueden prevenir enfermedades.

Siguiendo esta recomendación de mantener la tapa del váter cerrada cuando tiramos de la cadena y lavando con frecuencia nuestras manos podemos garantizar nuestra salud.

Lo que muchos creían que era un capricho de las madres ha sido demostrado científica y gráficamente. Puedes ver muchos de sus experimentos a través de su cuenta en Twitter.

No olvides compartir esta valiosa información y que nuestras madres siempre tienen la razón.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!