A los 6 años ayuda a alimentar a mil niños al enterarse de que sus compañeros pasaban hambre

Una estudiante de primer grado con un enorme corazón se está asegurando de que ningún niño se quede sin alimentarse y para ello está recolectando frascos de su comida favorita: jalea y mantequilla de maní. Quizás no sea el alimento más saludable pero es una generosa y divertida forma de ayudar desde los ojos inocentes de una pequeña de 6 años.

Su nombre es Eva Chapman y esta chiquilla ya ha donado 1.033 piezas de PB&J a nueve escuelas, entre las que se incluye la suya. Esta increíble cantidad ha sido alcanzada en sólo un par de meses pues Eva inició con su proyecto a mediados de abril.

La iniciativa de esta pequeña surgió al enterarse del caso de una de sus compañeritas que se había ausentado de clases por no tener nada para comer. Este hecho conmovió el espíritu altruista de Eva, quien decidió no quedarse de brazos cruzados y solicitó ayuda de su madre Nicole para colectar algunos alimentos para los niños desprotegidos.

“Se obsesionó con [otra niña] con quien fue a la escuela. Me di cuenta de que [la niña] no tenía una gran vida hogareña. Mi consejo para ella fue: ‘Sigue adelante y agradece porque no todos tienen todo lo que tú tienes “, dijo Nicole Chapman.

Aunque la escuela a la que asiste Eva ofrece una comida caliente a los niños cuyas familias tienen problemas financieros, la pequeña se preguntaba qué comían sus compañeros cuando estaban en casa.

Este fue el gran impulso para iniciar la ambiciosa colecta, pues Eva espera poder reunir 10 millones de frascos de PB&J para los niños más necesitados.

Aunque la meta aún no ha sido alcanzada, Eva y Nicole no pierden las esperanzas.

Madre e hija están cautivadas por el apoyo que han recibido y por los resultados que han tenido hasta el momento. La verdad para el poco tiempo que tienen en ello, haber obtenido más de 1.000 productos no está nada mal.

“Simplemente ha sido un maravilloso despliegue de apoyo. Por la razón que sea, esto realmente conmovió a las personas. Estoy muy orgullosa de ella, tiene un gran corazón”, dijo la madre Nicole Chapman.

La pequeña de Florida se prepara para iniciar su primer grado en la Escuela Primaria Spruce Creek en Port Orange, pero esto no sucederá sin que Eva pueda asegurarse primero que sus compañeros tendrán jalea y mantequilla de maní suficiente para comer en el verano.

“Estamos recibiendo más y más mantequilla de maní y jalea para que podamos tener algo para los niños que tienen un almuerzo caliente y para que puedan tener mantequilla de maní y jalea para el verano”, dijo Eva.

La campaña de esta pequeña con un gran espíritu altruista ha sido compartida a través de las redes sociales y diferentes medios de comunicación locales.

El ejemplo de Eva está impactando en otros niños de su comunidad, pues ella los anima a actuar de forma solidaria con sus compañeros.

Además de esto, la actual escuela actual de Eva ha iniciado el proyecto de una despensa de alimento propia para ayudar a los estudiantes más necesitados. Esto a partir de algunos de los donativos recibidos del PB&J de Eva.

Realmente esta niña es un verdadero ángel y si ha logrado todo esto con tan corta edad, sólo podemos imaginarnos la magnitud de su compromiso cuando crezca un poco más.

Esta pequeña es de esos ejemplos que nos llenan de orgullo. Comparte esta nota y haz posible que otros se animen a ayudar así como lo ha hecho Eva.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!