Este lujoso crucero se vio obligado a pasar 10 días a oscuras por una aterradora razón

Si hay algo de lo que no quieres preocuparte en tus vacaciones, es, ciertamente, de una invasión de piratas; hombres salvajes que están dispuestos a todo con tal de llevarse con ellos un jugoso botín. Claro que este tipo de pensamiento no parece tener mucha lógica en pleno siglo XXI, pero lo que muchos no saben es que aún hoy existen piratas y que son tan o más temibles que aquellos de los que hablan en las leyendas.

Si todavía no te lo crees, podrías preguntarle a cualquiera de las 1.900 personas que pasaron 10 días enteros de sus vacaciones, en un exquisito crucero, en las tinieblas, por temor a que los piratas somalíes se acercaran a ellos y atacaran la nave.

Pasajeros de muchas partes del mundo invirtieron hasta 55.000 dólares en un crucero que partió de Sydney con destino a Dubai. El barco, llamado Sea Princess, es, en sí mismo, un despliegue de lujo y confort.

Con cine bajo las estrellas, múltiples áreas comunes para el disfrute familiar, una muy activa vida nocturna, restaurantes, piscinas enormes y camarotes que se asemejan mucho más a las habitaciones de un hotel 5 estrellas que una cámara de barco, lo menos que esperaban los pasajeros del Sea Princess era unas vacaciones de ensueño.

Sea Princess

No obstante, poco tiempo pasó hasta que la esplendorosa nave se convirtió en un barco fantasma. Durante los 10 días que tardó en atravesar el océano Indio, el mar Arábico, el golfo de Adén y el canal de Suez, el Sea Princess se sumergió en la oscuridad más profunda.

Repentinamente, la música en vivo, los shows de magia, los actos de comedia y los lujuriosos clubes nocturnos cesaron. También las luces de los camarotes y de todas las demás instalaciones del barco se apagaron. ¿El motivo? Evitar una fatídica invasión de piratas provenientes de Somalia.

VER TAMBIÉN:  Podría ser el primer bebé en el mundo con una tarjeta de identidad que no identifica su sexo

En sus inicios, los piratas somalíes eran pescadores que tomaron acciones con base en el temor de que el pueblo se quedara sin sustento, esto debido a la constante amenaza de los grandes barcos pesqueros internacionales.

Desconcertados, varios de los pasajeros aseguraron que, cuando todo inició, sintieron como si se estuviesen preparando para una “invasión de vampiros”. También hubo quienes bromeaban diciendo que todo se trataba de una conspiración de parte de la tripulación para estallar el barco.

Pero con el pasar de los días, los pasajeros comenzaron a darse cuenta de que las medidas tomadas por el capitán del barco no eran ningún tipo de broma. “El capitán Gennaro Arma se dirigió a la embarcación y se disculpó por alarmarnos. Sin embargo, la amenaza, según él, era real y la nave debía estar preparada para un ataque pirata“, relata Carolyne Jasinski, una de los 1.900 pasajeros del Sea Princess.

De las peores zonas conocidas por la piratería son las costas de Somalia, un país al que se le considera como un “estado fallido” y también como uno de los más pobres y violentos del mundo. Somalia no tiene estructura de gobierno.

Además de dejar en completa oscuridad al Sea Princess hasta el amanecer, también se tomó una medida muy particular: tanto la tripulación como los pasajeros debían participar en un simulacro de ataque pirata.

Parte importante del ingreso de los piratas de Somalia viene de secuestrar naves comerciales y pedir rescate. El caso más largo de secuestro conocido es uno en el que la nave permaneció retenida en aguas somalíes durante un año entero.

VER TAMBIÉN:  6 útiles trucos que solucionan muchos problemas cotidianos

Sorprendentemente, como afirma uno de los miembros de la tripulación asignados para dirigir a los pasajeros durante el simulacro, fueron pocas las personas que se quejaron de “las noches a oscuras”. Asimismo, solo 3 camarotes no quisieron participar en el simulacro, al parecer, estaban muy ocupados jugando cartas.

Según se cuenta, no matar a sus víctimas es una de las políticas de los piratas somalíes.

Daily Mail / List 25

Afortunadamente, los piratas somalíes nunca se presentaron y el Sea Princess pudo continuar su camino sin ninguna dificultad. No obstante, es importante recordar que los asedios piratas son una amenaza real y que, de ninguna manera, deben ser subestimados por los viajeros.

¿Tú también quedaste con la boca abierta con esta noticia? ¡Compártela con todos tus amigos!

 

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!