Este hotel les ofrece a los huéspedes la oportunidad de romper platos, ordenadores y más

Existen tantos tipos de atracciones turísticas y hoteles extravagantes en el mundo que es difícil llevar la cuenta, desde los más pacíficos hasta los más alocados. Este hotel turco del que hablaremos a continuación, sin duda ofrece a sus huéspedes algo más que descanso, ofrece la mayor terapia antiestrés.

Resulta que un hotel de la cadena Sunpark Hotel en Alanya, área del mediterráneo turco, ha creado una “sala de ira” diseñada para que los huéspedes destrocen todo tipo de objetos, desde platos y botellas hasta ordenadores y televisores.

Según indica la Asociación de operadores turísticos de Rusia, la sala de ira fue creada para ofrecer a los huéspedes una experiencia que les ayude a combatir el estrés que muchos traen al empezar sus vacaciones.

Al entrar en la sala de ira los huéspedes son vestidos con una ropa protectora y pueden disponerse a quebrar todo cuanto quieran allí adentro, incluso los muebles.

La concurrencia en esta sala ha permitido a los dueños reconocer el Target de dicha atracción, según indican los visitantes más populares son los hombres de 18 a 38 años, especialmente aquellos que trabajan en el área de negocios y tecnologías de la información.

Además, aclaran los dueños que en su mayoría se trata de hombres provenientes de los Países Bajos, Reino Unido, Alemania y los países escandinavos. Este pequeño estudio les ha servido a quienes llevan adelante el proyecto para reconocer cuáles son los clientes “más estresados” que puedan necesitar unos minutos en la sala de ira.

“No puedo creer que esto realmente exista, me gustaría visitar este lugar, a ver qué se siente tirar unos cuántos platos al piso, eso sí, destruir ordenadores no creo que me de tanto placer”, comentó un internauta.

Sin duda, se trata de una atracción turística nada convencional pero que muchos consideran más que necesaria en estos tiempos donde tantas personas cargan consigo el estrés de trabajo hasta en vacaciones.

“Me parece un lugar que promueve la violencia, no me gusta que se normalice destruir cosas, es un tanto severo”, comentó una usuaria preocupada.

Ciertamente, más de uno no ve nada favorable en el hecho de promover unos minutos de total ira y descontrol, habrá que visitarlo y tomar una decisión definitiva.

Sin embargo, vale hacerse la pregunta, ¿acaso las vacaciones en sí mismas no ofrecen suficiente liberación de estrés? Al parecer para estos hombres visitantes de la sala de ira no es suficiente, hay que añadir unos cuantos platos partidos a la cuenta.

Comparte con tus amigos y familiares este alucinante lugar, ¿será que se animan a probar la sala de ira?

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!