Estaban cansados de reclamar la desigualdad de género en su escuela y así alzaron la voz

Nunca es demasiado temprano para alzar alto la voz y exigir nuestros derechos. Así lo demostró un grupo de alumnos de la ISCA Academy, una escuela en Exeter, Gran Bretaña que, sin vergüenza, pero sí con mucha valentía, decidió asistir a clases usando faldas como una manera de protestar ante la negativa de la dirección de dejarlos llevar pantalones cortos en verano.

A diferencia de los niños, que solo tienen permitido usar pantalones largos, las niñas pueden elegir entre pantalón o falda, según lo que les sea más cómodo.

La cara de satisfacción de estos niños lo dice todo: su corta edad no fue, de ninguna manera, un obstáculo para lograr poner en evidencia las contradicciones de un sistema educativo que parece haberse perdido décadas de discusión sobre la igualdad de género.

Claire Reeves, madre de uno de los chicos que participó en la protesta afirmó que se siente extremadamente orgullosa de que su hijo haya tomado una posición en esta lucha por defender los derechos de los estudiantes varones.

“Actualmente, todos hablan de que los hombres y las mujeres tienen los mismos derechos y esto no debería ser diferente en cuanto a los uniformes escolares”.

BBC

En esta escuela los chicos tienen permitido llevar la camisa por fuera cuando están dentro del salón, aunque deben llevarla por dentro al salir de clases. También tienen la opción de desatarse la corbata, siempre y cuando la lleven consigo en todo momento. Todo esto parece bastante justo… menos por la parte en la que solo está permitido usar pantalones largos ¡Incluso en estos días de extremo calor!

VER TAMBIÉN:  La reacción de esta abuela al saber que su nieto es transgénero fue totalmente inesperada

Al parecer, la idea de la protesta surgió gracias a un comentario irónico de la directora de la escuela, quien les sugirió que si era tanta molestia no poder llevar pantalones cortos a clases, mejor sería que usaran falda... Claro que ella no pensó que sus estudiantes le tomarían la palabra tan literalmente.

“No nos dejan llevar pantalones cortos y yo no pienso pasar todo el día allí sentado usando pantalones largos. Está haciendo mucho calor”, comentó uno de los estudiantes que participó en la protesta.

Devon Live

El fin de esta sencilla, aunque potente acción cívica estaba muy claro: lograr que la dirección de la escuela reconsiderara la política de uniformes en pro de garantizar la comodidad de los alumnos y, aún más básico, igualar los derechos entre las niñas y los niños.

En ocasiones pasadas, varias madres habían intentado interceder por sus hijos para que la escuela les permitiera llevar pantalones cortos, no obstante, la respuesta siempre fue negativa.

Lad Bible

Puede que la resolución que tomaron estos niños haya disparado muchas risas entre sus compañeros, pero esta jocosa protesta iba muy en serio. Tanto que, de hecho, consiguieron que la directora admitiera que estos han sido unos días particularmente calientes y que, en caso de que esta situación persista, la escuela considerará permitir los pantalones cortos en un futuro cercano.

¡Aplausos para estos niños que no permitieron que sus derechos fueran violados! Comparte su historia y que su valentía anime a muchas otras personas a levantar la voz.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!