«Envejecer no está mal» – A los 104 años hace un exhaustivo entrenamiento en el gimnasio

Conseguir fuerza de voluntad para ir al gimnasio o hacer ejercicio en casa puede resultar algo difícil. Sin embargo, hay personas de más de 100 años de edad capaces de dejarnos boquiabiertos con su gran determinación a la hora de mantenerse en forma y llevar una vida saludable. Ruth Kundsin es una dulce abuelita que ha llevado una vida llena de logros.

Ruth vive en la ciudad de Quincy en Massachusetts.

Después de celebrar su cumpleaños número 104, ha comenzado a considerar parar con sus exigentes entrenamientos en el gimnasio.

Una inagotable energía es lo que siempre ha caracterizado a la dulce Ruth. Se graduó en la Escuela de Medicina y luego hizo estudios de microbiología en Boston.

Ruth fue una de las primeras mujeres en dar clases en Harvard.

Por si esto fuese poco, amaba la natación y logró llevarse una medalla de oro en los Juegos Olímpicos Senior. Ruth no se jubiló de su trabajo sino hasta cumplir los 81 años de edad. A lo largo de todos estos años el deporte ha seguido formando parte de su vida. Su entrenador se llama Dick Raymond y tiene 70 años de edad.

Ruth comenzó a entrenar con Raymond desde los 93 años.

Raymond ha trabajado con Ruth durante mucho tiempo y está seguro de que ella todavía tiene mucho para dar. Sin embargo, a su avanzada edad, la microbióloga considera que es momento de descansar en casa un poco más.

“Quizás son los años, pero ya no soy la misma de antes”, dijo Ruth.

A pesar de su edad, el entrenamiento de Ruth es mucho más exigente que el de algunos jóvenes. Tiene la capacidad de trabajar con pesas y se ha convertido en todo un ejemplo para muchos.

“Me ha ayudado a mantenerme con vida. Me gusta sentir que trabajé y una vez que me siento cansada me voy a casa y tomo una siesta”, dijo Ruth.

Sin embargo, su rutina se vio bruscamente interrumpida durante la pandemia ya que su gimnasio cerró. Ella intentó mantenerse en forma y compró una serie de máquinas para seguir con el ejercicio desde casa. En ocasiones, Raymond acudió para ayudarla con las sesiones de entrenamiento pero ahora Ruth ha decidido tomar un descanso.

“He llevado una vida feliz. Envejecer no está nada mal si puedes hacerlo en tu propia casa”, dijo Ruth.

Todos los que conocen a Ruth quedan boquiabiertos. Una vez que su historia se dio a conocer en las redes, miles de usuarios comenzaron a comentar sobre si realmente había logrado mantenerse tan bien sin ayuda de cirugías. Lo cierto es que llevar una buena alimentación y hacer ejercicio es el mejor secreto para vivir muchos años.

A los 104 años no sólo es una científica con una maravillosa carrera profesional sino que también es todo un ejemplo a seguir a la hora de hacer ejercicio. ¡Comparte!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!