Engañan a una abuelita de 95 años haciéndole creer que fue vacunada contra el coronavirus

Ante la creciente ola de contagios y fallecimientos que ha causado la pandemia, las personas están deseando ser vacunadas. Los usuarios de las redes sociales están atentos y fueron testigos de una insólita situación que se presentó en México cuando le tocó el turno a una hermosa abuelita.

Solo quería vacunarse para protegerse

Los adultos mayores tienen alto riesgo en la pandemia, por eso dentro de los programas de vacunación son prioridad. En Cajeme, Sonora están claros de eso e iniciaron las aplicaciones de vacunas a las personas de avanzada edad.

Y en un video que fue compartido en las redes sociales y que se viralizó de inmediato, quedó grabado el momento en que una nonagenaria estaba sentada en una silla de ruedas esperando para ser vacunada, mientras un joven con uniforme blanco tipo filipina la atendía. Se presume que los hechos ocurrieron el 27 de marzo.

“Va a ser un piquetito, ¿ok?, ahí va…. permiso, uno, dos y listo”, le dijo el hombre mientras manipulaba una inyectadora.

Los usuarios de las redes no podían creer lo que veían, el joven destapó la aguja y no agregó el contenido del frasco, sino que la aplicó en el brazo completamente vacía. De inmediato expresaron su descontento y rechazo ante la deplorable situación, la ancianita no supo en ese momento lo que había ocurrido y se fue a casa sin ser vacunada.

Las quejas y reclamos no se hicieron esperar y fueron del conocimiento de Jorge Taddei Bringas, delegado del gobierno federal en Sonora. Al funcionario frente a las evidencias irrefutables, no le quedó más remedio que aceptar públicamente lo sucedido.

“Sí ocurrió, sí ocurrió. Es verídico nos llegó la información, nos aplicamos investigar y encontramos al muchacho”, aceptó Taddei Bringas.

También explicó que se trataba de un estudiante de medicina de la Universidad de Sonora de apellidos Espinoza Castillo, y agregó que solicitan a estas instituciones el apoyo de estudiantes para que participen como voluntarios en vista de sus conocimientos en las ciencias de la salud.

A su vez intentó justificar el errático proceder aduciendo al cansancio y fatiga física de los participantes en el proceso. Pidió disculpas y aseguró también que investigarían con detalle el caso, la abuela fue localizada y vacunada como debe ser.

“Obviamente que nosotros también ofrecemos disculpas y a la señora se le localizó y se le aplicó la vacuna que es lo que realmente nos preocupa”, añadió el delegado Taddei.

Sin embargo, la universidad señaló que Espinoza Castillo no estudiaba en la reconocida alma mater; al parecer se le pidió apoyo, pero nunca fue requerido. Aunque se solucionó la situación, queda la duda de otros casos similares que no se hayan detectado con el peligro que eso representa para las personas.

Taddei Bringas no descarta la posibilidad de que lo sucedido forme parte de una campaña de descredito para la institución que representa, porque no entiende cómo ni con qué finalidad un video de ese tipo fue grabado, sugirió que pudo tratarse de un hecho malintencionado.

En cualquier caso, es importante que se tenga mucho cuidado en los procesos de vacunación, por eso no dejes de compartir esta insólita noticia para que todos estemos muy atentos cuando nos toque ser vacunados.