Encuentran sin vida a una mujer con una pitón enredada en el cuello y otras 140 serpientes

Laura Hurst, de 36 años, de Battle Ground, Indiana, fue encontrada sin vida en una casa que escondía un secreto que pocos conocían. A pesar de que estaba deshabitada, ella la visitaba al menos dos días por semana porque era aficionada a los reptiles, desde hace años se dedicaba a atenderlos y tenía 20 serpientes con las que se relacionaba sin temor alguno.

Cuando hallaron su cuerpo, tenía una serpiente de 2,43 metros enroscada en el cuello, además de la enorme pitón, en el lugar había 140 serpientes de diversos tipos.

Las autoridades policiales irrumpieron en el lugar el pasado miércoles por la noche en un hogar conocido como “la casa de los reptiles”.

El inmueble es propiedad del sheriff del condado de Benton Don Munson, es usada específicamente para coleccionar serpientes.

De acuerdo con la declaración del sargento Kim Riley, vocero de la policía del estado de Indiana, Laura tenía aproximadamente 20 serpientes en el lugar y las visitaba con frecuencia.

El agente policial Munson vive al lado de la vivienda que alberga los reptiles, él fue quien vio a Laura en la casa ese miércoles en la noche, horas antes de que encontraran su cuerpo en el suelo con una serpiente en su cuello.

Una persona de quien no se ha revelado la identidad, fue quien desenroscó a la serpiente del cuello de Laura, los médicos no pudieron hacer nada por reanimarla y se limitaron a declarar su fallecimiento e informarle a sus parientes lo sucedido.

Uno de los policías declaró ante los medios de comunicación: “Parece que la serpiente la estranguló, no lo sabremos a ciencia cierta hasta después de tener los resultados de la autopsia”. Aunque es la hipótesis que adquiere más fuerza, no confirmarán lo sucedido hasta que los investigadores tengan las pruebas. 

Las autoridades calificaron la muerte como un trágico accidente con una pérdida humana. Continuarán investigando el caso mientras esperan el resultado de los estudios realizados por los médicos forenses.

Interactuar con este tipo de animales representa un riesgo muy grave por la fuerza que estos poseen y el riesgo de ser intoxicado por las sustancias letales que muchos albergan en su cuerpo.

Es recomendable no tener contacto físico sin la orientación de un experto y las medidas que puedan garantizar la seguridad de las personas que permanecen cerca.

Laura era madre de dos hijos, su familia se ha negado a ofrecer declaraciones respecto a fallecimiento. Comparte esta lamentable noticia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!