En un hospital usan los latidos del corazón de una niña fallecida para consolar a sus padres

Siempre se ha dicho que los padres no deberían ver partir a sus hijos, quienes han sufrido su pérdida padecen un dolor infinito y no hay nada que pueda aliviar ese vacío y esa tristeza.

Y, aunque la vida es así de dolorosa, por suerte siempre habrá personas y situaciones que ayuden un poco a disipar ese dolor. Es seguro que este hospital buscaba justamente esto cuando decidió usar el ritmo de los latidos del corazón de una niña que acababa de morir.

La pequeña Jaelyn Glaz murió en el año 2018 a causa del cáncer que padecía, faltaban pocos días para que cumpliera nueve años, pero por desgracia no logró vencer la enfermedad que la aquejaba.

Debido al dolor que padecían sus padres por su nueva realidad, un grupo de especialistas en musicoterapia del Hospital de Niños Mattel de UCLA creó una canción que usa los latidos del corazón de la pequeña, lo que querían darles a sus papás era un recuerdo imperecedero de la niña.

El título de la canción es “Jaelyn’s Heartbeat Song”, y suena al ritmo de “Shut Up and Dance”, que es una canción de la banda Walk the Moon, y que fue elegida por la misma Jaelyn. Y la persona encargada de hacer los arreglos fue Jenna Bollard, quien es gerente de artes expresivas del mismo hospital.

“Es un detalle verdaderamente hermoso, así el corazón de los padres de Jaelyn podrá latir al mismo ritmo que el corazón de la pequeña”, comentó un internauta.

La pequeña Jaelyn siempre tuvo problemas de salud, cuando nació su piel no cerraba alrededor de sus intestinos y estos estaban fuera de su organismo.

Además tuvo diferentes trasplantes desde muy pequeña, incluidos uno de páncreas y uno de hígado, en 2017 venció por primera vez el cáncer, pero tuvo una recaída y no logró sobrevivir.

“Era mi niña, y era valiente, fuerte y amorosa, la llevaré por siempre en mi corazón”, declaró Joshua Glaz, padre de la menor.

La idea original de crear la canción era dedicársela a ella y que representara todo lo que era  y todo lo que amaba, por desgracia la pequeña no pudo disfrutarla, pero lo que sí es cierto es que les dará a sus padres algo a lo que aferrarse y de dónde sacar fuerzas para continuar.

Ratna Behal, pediatra del hospital, declaró que siempre trabajan con música, ya que esta tiene un gran impacto en los pacientes, y además es fundamental para el cuidado de los niños y de sus familias.

Esta, aunque es una historia triste, gracias a la sensibilidad del personal del hospital hará que los padres de Jaelyn tengan consuelo y la oportunidad de sanar a través de la música.

Los recuerdos de nuestros seres queridos siempre vivirán en nuestro corazón, comparte esta emotiva historia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!