Su cabello envuelve el cuello de su bebé mientras dormían y sufre la peor experiencia de su vida

Cuando se tiene un bebé en el hogar las medidas de seguridad nunca deben faltar para minimizar las probabilidades de tener un lamentable incidente. Sin embargo, hay situaciones que jamás se pueden imaginar como posibles causas de trágicas experiencias.

Emma Chipili, de 35 años, de Ferndale, Rhondda de Gales del Sur, vivió la peor de las pesadillas cuando casi ahoga a su bebé de 16 meses de edad después de que su largo cabello lo envolviera por el cuello como una soga mientras dormían.

¿Quién pensaría que esto podría pasar? Es por eso que Emma decidió contar su experiencia para advertir a todas las madres sobre esta situación de alto riesgo y evitar algún accidente que lamentar.

Como cualquier otra noche normal Emma se fue a dormir con Lincoln, su bebé. Con la diferencia de que ese día despertó y vio que su largo cabello estaba alrededor del cuello de su pequeño hijo.

Inmediatamente intentó sacarlo, pero el pánico se apoderó de ella porque estaba tan apretado que su hijo luchaba por respirar.  

Mientras más intentaba liberar a su bebé solo lograba que el cabello se tensara más. Afortunadamente Justin, su esposo acababa de llegar del trabajo y pudo tomar el control de la situación y salvar la vida a su hijo.

No era la primera vez que Emma dormía en misma cama con el bebé, pero sí la primera vez que tras despertar se encuentra con la terrible situación de que su cabello estaba asfixiando a su pequeño hijo.

Desde que nació Lincoln ha compartido la cama conmigo, pero siempre estoy consciente de tener cuidado con mi cabello”.

Realmente fue muy aterrador ver a su hijo luchando por respirar. Y espera que sea la última vez.

Me había aflojado un poco el cabello porque tenía dolor de cabeza, y me quedé dormida. Pude sentirlo moverse y me desperté. Enseguida me di cuenta de que mi cabello lo estaba apretando alrededor de su cuello”.

Su cabello se había soltado durante la noche y con el movimiento de ellos dos se enredó como una soga y estaba asfixiando al pequeño.

Corrí escaleras abajo gritando mientras sujetaba a Lincoln a un lado de mi cabeza. Justin acababa de llegar a casa, literalmente, comenzó a arrancarme el pelo”.

Por suerte, su esposo estaba en casa y pudo rescatar a su hijo antes de que fuera demasiado tarde.

Comencé a sentir pánico, pero mientras trataba de desenredar mi cabello, seguía apretándome. Todo sucedió muy rápido. Traté de poner mis dedos entre mi cabello y el cuello de mi hijo, pero el espacio era extremadamente justo. Realmente esperaba que alguien más estuviera allí. Fue espantoso. Estaba llorando y gritando por ayuda”.

La única esperanza que le pasó por la mente a esta madre desesperada era que alguien la ayudara rápidamente. Por fortuna su marido acaba de llegar y fue quien liberó al pequeño.

Estaba tan apretado el cabello que el cuello del pequeño Lincoln quedó con una marca roja alrededor.

Facebook

Emma decidió publicar su caso para evitar que otras familias vivan esta aterradora experiencia que fácilmente puede terminar en una tragedia.

“Solo quiero que otras madres se den cuenta de lo fácil que puede suceder, si duermen con sus hijos en la misma cama siempre deben tener su cabello recogido”.

Ella asegura que siempre sigue las reglas y recomendaciones sobre los riesgos y seguridad en el hogar, especialmente cuando se trata de su bebé, pero jamás imaginó que aflojarse el cabello un poco era sinónimo de peligro.

Es un caso que merece la pena compartir, al igual que Emma son muchas las madres que tiene el cabello largo y desconocen que, sin querer, ponen en riesgo la vida de sus hijos.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!