Lo que hicieron con un batido para cumplir el último deseo de Emily es realmente conmovedor

Tener en la familia un enfermo terminal siempre es una realidad muy dolorosa, se quiere hacer hasta lo imposible para recuperar su salud. Pero a veces, cuando lamentablemente no hay solución entonces los esfuerzos se centran en darle calidad de vida en sus últimos días.

La historia de esta mujer ha dado la vuelta al mundo, porque lo que sus familiares hicieron para complacer su último deseo fue realmente conmovedor.

Ella es Emily Pomeranz, de 50 años; tenía recuerdos felices de su tiempo en el legendario restaurante “Tommy´s Restaurant”, en Cleveland Heights.

A Emily Pomeranz, que estaba en un hospicio cerca de Washington D.C., con cáncer de páncreas, le apetecía probar un batido de moca, que le recordaba a su niñez. Le dijo a su amigo, Sam Klein y este inmediatamente puso los medios para contentar a su amiga.

Se puso en contacto con Tommy en Cleveland Heights para hacer el pedido a larga distancia.

Todos los esfuerzos valieron la pena y la bebida llegó justo 4 días antes de que Emily falleciera.

Klein le había preguntado a su vieja amiga durante una visita a su hospicio si necesitaba algo. Y Emily con una sonrisa:

Ojalá pudiera disfrutar una vez más de un batido de moka de Tommy”, le dijo a Klein.

A los pocos días de haber solicitado el deseo de Emily, Tommy Fello, el dueño de Tommy’s llamó personalmente a Klein y le dijo que sí era posible cumplir su deseo, que encontrarían la manera de resolverlo.

Y así, Klein hizo pública su alegría en su muro de Facebook:

“Quiero compartir una gran historia sobre un lugar que todos conocemos y nos encanta: Tommy’s Restaurant en Coventry (en Cleveland Heights, OH). Tommy es famoso por su increíble comida y batidos. Si creciste en el lado este de Cleveland, probablemente hayas probado los batidos. Aunque ahora vivo en Washington, D.C., voy a Tommy cada vez que estoy en Cleveland. Recientemente, una querida amiga mía, Emily Pomeranz, que también creció en Cleveland Heights, fue trasladada a un hospicio, ya que tenía cáncer de páncreas (su tercer cáncer en sus 50 años de vida). Fui a visitarla en el hospicio hace unas semanas y le pregunté si necesitaba algo. “Un sombrero de los Indios de Cleveland”, fue su primera respuesta. Así que se lo llevé al día siguiente. Y, dijo con una sonrisa, desearía poder disfrutar una vez más de un batido de moka de Tommy.

…Sabiendo que no podía viajar a Cleveland, envié un correo electrónico a Tommy, preguntando si había la manera de obtener un batido a 600 km, desde Coventry Road a Arlington, Virginia, donde estaba el hospicio. Unos días más tarde recibí una llamada de Tommy Fello, el dueño del lugar, diciendo que sí lo podían resolver. Efectivamente, después de un poco de investigación sobre el envío y dos viajes a la oficina de UPS, se envió la bebida cuidadosamente embalada a Emily. Esto fue una gran sorpresa. Estaba emocionada. Ella lo compartió con su familia. Habló de eso durante días y días. Ella compartió la historia con sus amigos en Cleveland y aquí en el área de D.C. Fue algo que hizo sonreír a todos. Un pedido de una mujer de su último batido de su restaurante favorito. ¡Deseo concedido!

…Tristemente, Emily falleció la semana pasada. Ella deja atrás un tesoro de recuerdos; Un legado de risas, alegría y cariño; Familia y amigos afligidos. Pero ella fue capaz de cumplir su deseo de un último batido de Tommy gracias a la bondad y buen corazón de Tommy. Así que, amigos, si estás en Cleveland Heights, o en cualquier lugar cerca de allí, por favor parada obligada en Coventry, pedir uno de esos batidos increíbles y preguntar por Tommy (él es el que cocina en medio del restaurante) y decirle: Este es por Emily. Gracias por enviarle uno”.

Fello confesó que nunca había tratado con una orden como ésta en los 47 años de historia del restaurante.

Ni siquiera estaba seguro si podíamos hacerlo”, dijo Fello, añadiendo que los involucrados habían denominado a la operación, la misión “Batido”.

Después de reunir el hielo seco donado por Helados Pierre, envasar un batido congelado y pagar una factura de envío de $ 123 por el envío nocturno de 600km, a través de todo el país, consiguió la misión “Batido” y llegó al hospicio de Pomeranz en Arlington, Virginia.

VER TAMBIÉN:  ¿Eres amante del queso? ¡Tenemos una excelente noticia para ti!

Reconoció Tommy que la historia de Emily “me tocó el corazón, y le dije: chico, me encantaría poder hacer algo”.

Pomeranz falleció el viernes, pero la misión batido sigue viva.

“Ella consiguió un montón de impulso de no sólo ser capaz de disfrutar de algo tan especial como un batido nostálgico de la niñez, sino el hecho de que muchas personas sonrieron con su historia”, dijo Klein.

“Mucha gente ha dicho ‘esto me hizo sentir bien’ y sé que a Emily le encantaría el hecho de que ella esté haciendo que la gente se sienta bien, aunque ella no esté aquí con nosotros”.

BBC / Facebook / Tommy´s Restaurant

“Lo que dicen es cierto, dar es más importante que recibir”, dijo Fello. Es una mejor recompensa.

Un acto sublime por parte de Fello y la gente de su restaurante. Sin duda, ahora mucha gente no se pensará dos veces ir a probar uno de sus batidos al pasar por Cleveland, ya que hicieron posible que una mujer cumpla un sueño, misión que supuso esfuerzo y que si se lo hubieran pedido a otros, lo más sencillo hubiera sido un NO por respuesta.

Comparte esta conmovedora historia con tus amigos

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!