Se recupera tras el desprendimiento de su mandíbula al sufrir un accidente sobre un caballo

Lo último que Emily Eccles, de Derbyshire, Inglaterra recuerda de su terrible accidente a caballo es una enorme mancha roja mientras su cuerpo volaba por los aires tras salir despedido y caer al suelo.

Lo que no sabía es que esa enorme mancha rojiza era su mandíbula, la cual sufrió un violento golpe cuando el tubo de escape de un vehículo cercano a la amazona explotó y causó una gran conmoción al animal que montaba que, enloquecido, comenzó a correr hacia una puerta golpeando a la joven causándole lesiones muy graves.

Emily Eccles

La pera y la mandíbula de Emily Eccles quedaron destrozadas y colgando por un hilo de piel de un centímetro, pero, pese a su mala experiencia, su fabulosa recuperación se ha hecho viral en las redes sociales.

Después de la brutal contusión, la mandíbula quedó entre las manos de Emily y según los médicos este tipo de lesión facial fue algo inédito, nunca visto.

Afortunadamente, hoy su sonrisa es completa y llena de felicidad, ya que la historia tuvo un final feliz y no le quedaron secuelas, a pesar de que estuvo muy grave y al borde de la muerte.

Gracias a las manos prodigiosas de Ricardo Mohammed-Ali, un cirujano del Hospital de Niños de Sheffield, en una operación que duró cinco horas y media logró reconstruirle la mandíbula y le aseguró que pronto sus cicatrices pasaron prácticamente inadvertidas y todo sería un recuerdo del pasado.

Emily en recuperación después de la cirugía

Fue tanto el agradecimiento con su médico reconstructor que la adolescente se dirigió por escrito al Palacio de Buckingham para pedir se le dé al galeno algún reconocimiento por la forma en la que es capaz de transformar un rostro deshecho en uno nuevo para ofrecerles una nueva vida a sus pacientes.

“Hemos tratado de borrar esa imagen de nuestras mentes”, aseguró la madre de Emily.

Por su parte, Mohammed-Ali dijo que la de Emily había sido una de las peores lesiones faciales que había encontrado a lo largo de su carrera, porque todo el lado izquierdo de la mandíbula inferior, desde la parte frontal de la mandíbula hasta la articulación, se separó de la cara y solo se retuvo con una pequeña tira de piel.

 

Felizmente, la joven ya ha vuelto a sus quehaceres cotidianos, y asegura que ha recibido todo el apoyo y cariño de sus compañeros de colegio y amigos, que se han interesado en todo momento por ella. Aunque aún sus padres no se muestran muy convencidos, Emily asegura que quiere volver a montar a caballo.

Como hemos visto, el riesgo de accidente cuando se monta a caballo es similar al de otras actividades deportivas de riesgo, pero la gravedad de la lesión puede ser mayor.

Lo importante es crear conciencia sobre los riesgos antes de practicar cualquier disciplina. La recuperación de esta joven ha sido grandiosa, efectivamente el médico merece un reconocimiento por su profesionalismo y ella por su valentía. Comparte su historia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!