Embarazada exige el cambio de nombre a un perro porque se siente ofendida y la dueña responde

Para nadie es un secreto que si hay algo difícil en la paternidad es ponerle un nombre al pequeño ser que está por nacer. Muchos de los padres pasan mucho tiempo, incluso casi todo el proceso de gestación decidiendo qué nombre llevará el bebé. Sin embargo, algunos piensan que tener un nombre especial es igual a tener un nombre único, actuando de manera errónea o exagerada cuando saben que ya hay alguien más con ese nombre que creían “único”.

Practical Parenting ofrece una lista de 10 nombres extraños de bebé que se pueden evitar.

Hace unos días se dio a conocer a través de las redes sociales una noticia que llamó la atención de todos los usuarios de Internet. Una mujer embarazada le exigió a otra señora llamada Jenny que le cambiara el nombre de su mascota porque así se llamaría su bebé. La mujer embarazada se mostró tan insistente con la petición alegando que en el futuro no quiere que su hija sea sinónimo de burla al tener el mismo nombre que un adorable perrito.

Parents comenta que en el 2019 algunos de los nombres más comunes para niña son: Olivia, Posie, Aurora, Cora.

Desde luego la dueña del perrito rechazó la petición y fue acusada como insensible. Jenny, al verse tan agobiada con la situación publicó su historia en Facebook esperando algún consejo de los seguidores. Primero narra el encuentro con la mujer embarazada:

«Ella dice, ´queremos llamarla Tillie, pero me ha llamado la atención que tengas un perro llamado Tilly. Realmente agradecería que cambiaras el nombre de tu perro. Obviamente, entiendes que mi hija no puede tener el mismo nombre que un perro. Quedé como WTF”.

La dueña del perrito comenta que no existe una razón necesaria y argumentada por el que debe cambiar el nombre de su adorable mascota. La mujer embarazada le comentó a Jenny que estaba arruinando el futuro de su hija, que aún no ha nacido. En vista de todo el drama de la mujer embarazada Jenny pidió algunos consejos en Internet. Esto fue lo que comentaron.

«Tilly quisiera saber qué hay de malo en compartir un nombre con un perro”.

Otro Usuario comentó:

«Una vez llamé a mi gato como mi prima favorita, porque los dos tenían los ojos muy verdes. Ella se sintió halagada”.

Mientras que otros seguidores fueron más radicales:

«Mi segundo marido tenía un perro llamado Flynn, que es el nombre de mi hijo. Yo tuve un perro llamado Cooper, que es el nombre de su nieto. Nos hizo mucha gracia. No se cambió ningún hombre de humano ni de perro. Esta mujer es idiota”.

Otros intentaron resolver el drama de una manera más sencilla:

«Escríbele que has hablado con tu perro y parece que Tilly está muy complacida porque el bebé se llame como ella. ¡Crisis evadida!”.

Nombrar un bebé o una mascota es una gran responsabilidad. Un nombre puede ser muy simbólico y significativo tanto para un perrito como un bebé, así que no hay nada de malo que ambos pequeños seres llenos de vida y amor compartan el mismo nombre. Después de todo lo que te hace especial y diferente es tu forma de ser, no el nombre.

Anímate a compartir la nota y comenta con tus familiares y amigos si es necesario problematizar algo tan sencillo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!