El niño que vende dulces en la calle llora porque le pagaron toda la mercancía con un billete falso

En muchas partes del mundo existen niños que trabajan vendiendo cosas en la calle y lo mínimo que podríamos hacer cuando nos los encontramos es por lo menos comprarle los productos para protegerlos. Pero, por lo visto hay personas que no piensan lo mismo, en Brasil una mujer se acercó a un vendedor infantil, y lo que hizo le ganó el repudio de todos.

El niño vende con mucha ilusión sus dulces

Un jovencito de 13 años asiste todos los días a un semáforo en la región de Retiro, en Jundiaí, Sao Paolo, para revender dulces entre los transeúntes. Algunas personas lo conocen y le compran, pero no siempre las cosas le resultan bien.

El jueves, 27 de mayo, se le acercó una mujer y le compró todas las trufas que tenía en oferta, estaba muy contento y se dirigió al supermercado para reponer la mercancía, pero jamás se imaginó que la dama podría hacerle algo tan malo: le entregó un billete falso de 20 dólares.

Los empleados del supermercado identificaron la ilegalidad del billete y al informarle al niño sus ojos se humedecieron por la pena de que se hubiera perdido todo su trabajo del día de esa manera.

Un medio de comunicación se comunicó con la madre, ella confirmó que su hijo suele comprar dulces para revender y tener un ingreso extra propio. Dijo también que se enteró de lo sucedido cuando vio a su hijo sosteniendo el billete en una publicación en las redes sociales.

“Para cuando lo recogí, vi lo que era. Fue una falsificación muy grave. Era lo mismo que ponerlo en una impresora y hacer una copia. Debe haber estado contento con la venta y no se dio cuenta «, explicó Sandro Moraes, trabajador del establecimiento.

La madre comentó que con el ingreso que percibía el menor, producto de las ventas, algunas veces compraba comida para la familia y algunas cosas que él necesitaba. Aseguró que asiste al colegio cerca de su casa y su actividad de comercio informal que hace no interfiere con sus estudios.

«Siempre sé dónde está mi hijo y a veces compra algo de comida para la casa con su poco dinero», dijo la mujer.

Muchos usuarios en las redes están indignados por lo sucedido, creen que es un signo de miseria humana hacer eso. Otros usuarios creen que tal vez la mujer que hizo el pago tampoco sabía que se trataba de un billete falso y no fue premeditado. La madre también explicó lo que pensaba al respecto.

«Estoy segura de que mi hijo no quería pasarle un billete falso a nadie. No puedo decir que la conductora tuviera la intención de hacerlo, porque puede que ella tampoco lo haya notado”, agregó la madre.

Es importante mencionar que, de acuerdo a lo establecido por el Ayuntamiento de Jundiaí, está prohibida la venta de mercancías en los semáforos, pero nada justifica actuar de mala manera hacia las personas humildes que deben trabajar de tal forma.

Comparte esta inaudita historia entre tus amigos, para que sean conscientes de la situación que viven los niños trabajadores y podamos brindarle todo nuestro apoyo.