Atiende pacientes durante años en un hospital público haciéndose pasar por médico

Si bien todas las profesiones son importantes, la medicina es vital para la vida humana, por eso es necesario que sus profesionales cuenten con la debida y comprobada preparación académica que le permita trabajar legalmente. En este sentido, en Brasil un detalle circunstancial dejó en evidencia a un médico, el desenlace consternó a todos.

Aleksandro Gueivara fue contratado como médico de guardia por la Organización Social Viva Rio y trabajaba en una Unidad de Atención de Emergencias (UPA) en Engenho Novo, Zona Norte de Río. Como es de suponerse atendió a una gran cantidad de personas que llegaban a su consulta buscando ayuda, sin saber en manos de quién estaban cayendo.

Pero sucedió algo que activó las alertas, los pacientes no podían conseguir en las farmacias los medicamentos que habían sido prescritos por el doctor Gueivara, los funcionarios que se encargan de la respectiva revisión no lograban identificar el número de registro en el Consejo Regional de Medicina (CRM) del supuesto galeno.

Estuvo atendiendo a cientos de pacientes sin que nadie descubriera su mentira

Otro detalle que llamó la atención es que el hombre escribió la palabra potasio con “C”, error que no se espera que sea cometido por un verdadero profesional de la medicina, además no sabía cómo usar el sistema electrónico de prescripción de medicamentos.

Y el domingo 23 de mayo la dirección de la UPA inició una investigación para llegar al fondo del asunto. Encontraron dos médicos con el mismo registro de CRM utilizados por Aleksandro, uno en São Paulo y otro en Minas Gerais. Tampoco estaba registrado para trabajar en Río de Janeiro, no aparecía en el Consejo Regional de Medicina del Estado (Cremerj).

“Verificando en nuestro sitio web, el número del falso médico no está en los registros de esta autarquía, por lo que la persona no está autorizada para ejercer la medicina”, aseguró Walter Palis, presidente de Cremerj.

Las autoridades comentaron que cosas como estas pueden ocurrir porque Viva Rio realiza procesos de captación de personal médico de forma apresurada, descuidando los necesarios filtros y verificaciones.

El pago que se les ofrece es de 325 dólares. La organización que lo contrató informó que el hombre fue destituido de inmediato sin ningún tipo de remuneración y el caso fue pasado a la comisaria.

“En ningún momento se cuestionó el CRM de este médico. Presentó documentos, cuenta bancaria, pero no presentó la tarjeta CRM, dijo que no lo llevaba con él en ese momento. Y aun así, fue admitido por Viva Rio para hacer ese turno. Entonces, no hay ninguna investigación”, dijo una persona que no quiso ser identificada.

Muchos pacientes se angustiaron, temían que la medicina indicada no fuera buena para sus problemas de salud. El Cremerj expresó en un comunicado su preocupación por la creciente aparición de médicos falsos.

Aprovecharon para remitir un documento a todos los departamentos estatales y municipales, donde piden a los gerentes que revisen con cuidado el registro de profesionales contratados por empresas para trabajar en unidades de salud pública.

La noticia causó conmoción en toda la comunidad que está alarmada por si reinciden los casos de presuntos médicos que juegan sin piedad con la salud de los ciudadanos. Compártela.