El humilde joven que ganó un popular concurso usa el premio para que sus padres conozcan el mar

Albert Sánchez es un joven de 23 años de Itagüí, Antioquia, Colombia, que siente especial afición por la música. Se trasladó a Bogotá, la capital de su país para participar en “Yo me llamo”, un concurso de talentos que revive a través de los aspirantes a los íconos de la música.

Cada uno de los concursantes se esfuerza por ofrecerle ante el público y el jurado lo mejor para después aprovechar esa plataforma y convertirse en grandes artistas.

Albert imitó a Roberto Carlos, el artista de 78 años que ha vendido más de 150 millones de copias de discos. El joven deslumbró sobre el escenario y ganó el concurso de talentos, desde las últimas etapas del reality su nombre siempre figuraba en la lista de favoritos.

En sus presentaciones, los miembros del jurado, Jessi Uribe, Amparo Grisales y César Escola, han roto en llanto y se han emocionado con su talento.

Hasta el momento, Albert es reconocido como el mejor imitador de Roberto Carlos que ha aparecido en la televisión colombiana.

Pero Albert tenía una motivación especial para ganar el concurso: cumplir el anhelo de sus padres y llevarlos a conocer el mar.

Sus padres no habían tenido la oportunidad de viajar a ninguna playa y él quería regalarles el viaje que habían soñado desde hace décadas en el que además de compartir juntos, pudieran contemplar por primera vez el mar, la arena y las olas.

Albert compartió la experiencia en sus redes sociales y las imágenes no tardaron en hacerse virales.

El imitador de Roberto Carlos, el legendario cantante, finalmente pudo tener el placer de ver a sus padres sonreír por alcanzar un sueño.

Gracias al premio que recibió en el programa de talentos, Albert pudo viajar junto a sus padres a Santa Marta para disfrutar unos días de vacaciones en la playa y decidió publicar los detalles.

El joven que tiene más de 72 mil seguidores en Instagram publicó un vídeo en el que aparece con sus padres en la salida desde el aeropuerto de Medellín hasta el tour que hicieron por la ciudad.

Además, compartió el momento en el que doña Teresa y don Luis, sus padres, pisaron la arena de la playa por primera vez.

Albert trabaja desde hace cuatro años como profesor de técnica vocal infantil en la Casa de la Cultura de Angelópolis. Para él es un sueño haber participado en “Yo me llamo” y resultar ganador.

“Desde la primera versión del programa siempre quise estar ahí, no me había arriesgado, pero sabía que algún día lo iba a hacer.

Estuve a punto de presentarme en el 2018, pero decidí esperar un año más para estudiar bien el repertorio y el acento que es más complicado”, relató.

El gesto del joven ha emocionado a muchas personas en las redes por su solidaridad hacia su familia y su empeño por regalarles ese viaje soñado. Compártelo.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!