El encargado de una empresa reparte 10 millones de dólares entre sus empleados en Navidad

El bono de Navidad que se otorga todos los años a los trabajadores de las empresas, tanto privadas como del sector público, sigue vigente. Sin embargo, la aplicación, la cuantía y las condiciones en que es entregado varía de compañía a compañía.

Este año, St. John Properties, una de las mayores empresas de bienes inmuebles comerciales en los Estados Unidos, decidió tirar la casa por la ventana con el anuncio de que repartirá la para nada despreciable suma de 10 millones de dólares entre todo su personal, que consta de unos 198 empleados.

De este modo, a cada trabajador le corresponderá un promedio de 50 mil dólares, dependiendo de los años de antigüedad que tenga en la empresa.

A Edward St. John, fundador de la compañía, se le veía feliz al ver la alegría entre el personal

Las reacciones de júbilo por parte de la plantilla no se hicieron esperar. Hubo llanto, abrazos, gritos, agradecimientos, en fin toda una paleta de colores entre los empleados que jamás imaginaron el generoso presente que la compañía les tenía preparado.

Fue Edward St. John, fundador y presidente de la compañía quien tomó la palabra para dar un discurso de agradecimiento por la labor prestada a todos y cada uno de los que día a día contribuyen a hacer posible el éxito tan rotundo de esta empresa, concebida en el estado de Maryland, en el campo del sector inmobiliario.

La felicidad entre los trabajadores al ver el monto de su bono navideño no se hizo esperar

“Estoy agradecido con cada uno de nuestros empleados, por su arduo trabajo y dedicación”, destacó Edward St. John.

Esta bonificación de Navidad será sumada al bono anual correspondiente de fin de año, así como a otros beneficios regulares, tales como el gimnasio pagado por la empresa, los vehículos de propiedad de la compañía para algunos empleados, servicios de fisioterapia, consultas de bienestar y asesoría financiera, así como seguro médico.

Desde su fundación hace casi 50 años, St. John Properties ha expandido su presencia a ocho estados dentro de la nación estadounidense, logrando este año el ambicioso objetivo de ampliar aún más la extensión de sus propiedades.

“Para celebrar el logro de nuestro objetivo, queríamos recompensar a nuestros empleados de una manera importante que tuviera un impacto significativo en sus vidas”, añadió St. John.

Se podría argumentar que un Bono de Regalo de Navidad es impersonal, que es una salida de emergencia. ¡De ninguna manera! Un Bono es el regalo más personal que existe, y esta generosa compañía supo ponderar el esfuerzo, la calidad del trabajo y la entrega de sus empleados, dándoles un espaldarazo único que da a cada quien la libertad de comprar lo que la realmente desee.

Pero también, para la empresa existen muchos beneficios cuando decide regalarles bonos a sus empleados, ya que muchas asumen importantes costos adicionales de logística para la repartición de los regalos a los empleados, de manera que los bonos de fin de año, reducen considerablemente esta situación, así como los impuestos.

Esta es una historia de generosidad y reconocimiento sincero al trabajador, ese ser humano que, con su tesón, día a día mueve los hilos de las sociedades y contribuye con el desarrollo de las naciones.

El trabajo es un rol básico y central en la vida para los seres humanos, sin embargo, la importancia que el trabajo tiene en la vida, varía de una persona a otra.

En este caso, el equipo de trabajo está contento y agradecido porque saben reconocer su compromiso con la empresa. Comparte este preciado regalo de Navidad.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!