El emotivo encuentro de una niña de 4 años con quienes le salvaron la vida

Skye Savren-McCormick de Ventura, California tiene hoy 4 años de vida pero nada de esto hubiese sido posible sin la ayuda de dos personas que se convirtieron en verdaderos ángeles para ella y su familia.

Esto lo saben muy bien sus padres Todd y Talia Savren-McCormick quienes sufrieron en carne propia el dolor de saber que la vida de su pequeña de meses estaba en peligro mortal.

Skye fue diagnosticada con  leucemia mielomonocítica juvenil en marzo de 2016. Una noticia desgarradora para todos, que se recibió poco tiempo antes de que la niña cumpliera su primer año de edad.

A pesar de la angustia y los nervios que sentía, la pareja sabía que no había tiempo que perder. Ese mismo año, Skye recibió su primer trasplante de médula ósea. 

Por fortuna, la familia había encontrado el donante ideal para su hija a través del registro Be The Match. Además del trasplante, la niña también fue sometida a una infusión vital de células.

En abril de 2017, la pequeña recibió a un segundo trasplante. No todos los pacientes corren con la misma fortuna pero Skye obtuvo un segundo donante perfecto de médula ósea y obtuvo su cirugía.

Hayden Hatfield Ryals y Ricky Currier, los donantes de médula de esta pequeña.

Meses después de su intervención, Todd recibió una carta de Hayden Hatfield Ryals, la mujer de 26 años que había servido de donante para su hija. Hasta ese momento, la familia no le había puesto rostro a la persona que había salvado la vida de su pequeña.

Hayden decidió contactarlos y a partir de ese momento Hayden mantuvo una comunicación cordial con los padres de la pequeña a través de Facebook y mensajería de texto. Hayden envió un obsequio para el cumpleaños número 3 de Skye e incluyó la invitación para su boda.

Hayden no sólo quería contar con Skye en la ceremonia sino que la pequeña fuese su niña de las flores. La familia no pudo negarse a la petición y en junio de 2018 abrazaron por primera vez a la mujer, justo el día de su matrimonio.

Hayden fue primer ángel para Skye pero había alguien más a quien los padres de la niña agradecían por su generoso regalo: Ricky Currier, un ingeniero de aplicaciones residente de 25 años de Greensboro, Carolina del Norte.

Este segundo donante fue encontrado a través de la misma plataforma en que Todd y Talia encontraron a Hayden. En septiembre de 2018, la identidad de Currier fue revelada y los padres no podían dejar de conocerlo.

“Ella estaba tan enferma. Siento que Hayden es una de las principales razones por las que Skye pudo vencer a la leucemia”, dijo Talia.

El mes pasado, la familia se ha reunido con Currier y su esposa en Santa Mónica. Para estos padres fue muy significativo poder agradecerle cara a cara al hombre que ayudó a salvar la vida de su hija.

 “Fue increíble. Debido a que hay dos personas que salvaron su vida, logramos agradecer a ambos, fue maravilloso”, dijo la madre Talia Savren-McCormick.

Currier habría donado su médula en el 2017, como parte de una campaña para apoyar a un amigo. Sin embargo, después supo que la médula serviría para salvar la vida de una niña de 1 año.

Para él no hubo nada especial en su acto y sólo ayudó como cualquier otro pudo haberlo hecho.

Sin embargo, el gesto de este hombre así como el de Hayden han hecho posible que el corazón de Skye continúe latiendo. Esta pequeña lleva 2 años libre de cáncer, una noticia que no sólo alegra a su familia sino a todos nosotros. Nos encanta saber que existen personas como Currier y Hayden capaces de ayudar desinteresadamente.

Comparte esta nota y que el ejemplo de estas personas ayude a concientizar sobre la donación, este acto puede salvar la vida de una persona ¡Donar es dar vida! 

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!