El emblemático Central Park se convierte en un hospital de campaña con imágenes desoladoras

El coronavirus le está dando un vuelco total al modo como el hombre concebía tradicionalmente su entorno. Los lugares más emblemáticos han pasado a hacer escenas desérticas, sin nadie alrededor, mientras que otros han sido transformados para jugar un papel importante en la batalla contra la pandemia.

Tal es el caso del famoso Central Park de la ciudad de Nueva York, el cual pasará a ser en pocos días un hospital de campaña para cubrir las necesidades de los contagiados.

Mientras que Estados Unidos se ha convertido en el foco del COVID-19 no sólo en el continente americano, sino en el mundo con más de 225.998 infectados y al menos 5.311 fallecidos; la ciudad de Nueva York representa el epicentro del virus dentro del país.

Este panorama exige medidas rápidas y decisivas para controlar el colapso médico que ocasionará la pandemia e intentar salvar el mayor número de vidas posible.

Por tal motivo, El Hospital Mount Sinai se asoció con Samaritan ‘Purse y otras agencias gubernamentales para la construcción del hospital campaña en tiempo récord.

El centro estará ubicado en el East Meadow, justo frente al Hospital Mount Sinai y operará con 68 camas y una cámara respiratoria que permitirán a los médicos «brindar atención a pacientes gravemente enfermos con COVID-19».

Samaritan ‘Purse es una organización cristiana evangélica sin denominación y se sabe que también ha estado trabajando en una instalación similar en Cremona, Italia. Se espera que un equipo de 70 médicos labore en el hospital de campaña que estará listo para funcionar esta misma semana.

El Dr. Elliott Tenpenny será el director del grupo de médicos. Tenpenny tiene experiencia en situaciones como la que atraviesa hoy la ciudad de Nueva York y el mundo, ya que trabajó en áreas de desastre como Siria y África occidental durante un brote de ébola.

En declaraciones a un medio local, el doctor reveló su asombro ante el hecho de tener que trabajar bajo esas condiciones en esta ciudad pero lo cierto es que el coronavirus no distingue territorios.

«Honestamente este es el lugar más improbable en el que hemos estado. Nunca hubiera imaginado que vendríamos a la ciudad de Nueva York con algo como esto. Pero Nueva York tampoco pensó que se trataría de una pandemia», dijo Elliott Tenpenny.

Nueva York es la zona más golpeada del país americano por el coronavirus.

Según datos de la Universidad Johns Hopkins, a principios de esta semana habían fallecido al menos 1.500 neoyorquinos a causa de la pandemia y 76.000 locales habían dado positivo al COVID-19.

Todo esto ha desbordado los servicios sanitarios y las morgues, así que este campamento llega como una medida de emergencia para controlar la situación.

Comparte esa información y enséñale al mundo que es posible unir fuerzas para controlar esta pandemia. Los países más golpeados por el virus necesitan la solidaridad de todos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!