El drama de la mujer que terminó con la piel verde tras aplicarse su producto de belleza favorito

Muchos adoran utilizar bronceador para lucir como si hubiésemos pasado un par de días en la  playa.

Jenni Coleman siempre ha sido una gran amante de estos productos y cada vez que puede, compra alguno y los utiliza en ocasiones especiales. Hace un par de años, decidió acudir a su estante y aplicarse el producto.

“Siempre luzco demasiado blanca, parezco un fantasma. Por eso adoro usar bronceador y tengo muchos”.

Todo parecía marchar con normalidad pero al día siguiente casi se desmaya al verse en el espejo. Estaba completamente verde y parecía un disfraz de Halloween.

“Cuando me lo estaba aplicando, mis hijos me advirtieron que la crema se veía algo verde pero yo no les hice caso”, recuerda Jenni.

Fue en ese momento que Jenni deseó haber escuchado las recomendaciones de sus hijos. Estaba claro que algo había salido mal y por más que intentara lavarse el color verde brillante no salía de su cuerpo.

Se negó a salir de su casa en ese estado y permaneció encerrada todo el fin de semana con la esperanza de que todo se acabara lo más pronto posible.

Jenni tuvo el incidente con 35 años de edad.

Su primera reacción fue de mucho miedo e incluso estuvo a punto de llorar pero después decidió que lo mejor era tomarlo todo con un poco de humor. Puso su mejor cara de bruja para tomarse unas graciosas fotografías.

“Pensé que jamás se me caería ese color. Mis amigos me decían que parecía la Bruja del Mago de Oz. Incluso me decían que mi nariz se veía más grande”, comentó Jenni.

Ahora, cuatro años después, su familia todavía la pasa bomba recordando el inesperado accidente.

Jenni recuerda que tomó un frasco de bronceador que se encontraba al fondo de su estante. Probablemente era demasiado viejo y simplemente estaba vencido.

“Normalmente compro estas cremas cada vez que puedo así que tengo muchas guardadas en casa. Nunca pensé que se pudiesen vencer”.

Para alivio de todos, un par de días después el color verde brillante fue volviéndose cada vez más claro y eventualmente desapareció por completo. Esto no ha detenido a Jenni en su gran amor por el bronceado pero ahora se asegura de que el producto que esté utilizando no se encuentre vencido.

La mayoría de los productos de bronceado duran cerca de dos años antes de caducar.

Muchas personas en las redes se encuentran maravillados con su historia y no paran de bromear con el resultado del bronceado verde. Es un verdadero alivio que cuando esto sucedió Jenni no tuviese que asistir a alguna boda o una reunión de trabajo.

¿Qué harías si tu bronceado te deja completamente verde? Comparte esta nota que seguro ayudará a muchos a no cometer el mismo error de Jenni.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!