El cuerpo de este niño de 9 años rechaza su corazón y su familia pide ayuda para salvarlo

Gozar de buena salud es una fortuna que no todos pueden tener, pues en ocasiones hay quienes desde muy pequeños han tenido que soportar las más duras batallas para aferrarse a la vida. Tal es el caso de William Sidebottom, un niño de 9 años que vive en Asheboro, Carolina del Norte, y quien desde que tenía una semana de vida le ha tocado sacar a relucir su espíritu guerrero.

William nació con el Síndrome del Corazón Izquierdo Hipoplásico (HLHS).

Con apenas 10 días en este mundo, el niño recibió una operación a corazón abierto y ese sería sólo el principio de su lucha.

“Luchó durante 45 minutos mientras yo miraba con horror. Afortunadamente sobrevivió y tuvo 2 cirugías de corazón abierto antes de los 4 años”, dijo Jennifer Lowery, la madre de William.

Su defecto congénito afecta el flujo sanguíneo que va desde su corazón. Cuando tenía 3 años, los médicos descubrieron que sus arterias estaban bloqueadas en un 99% y se sometió a una cirugía de emergencia.

Seis meses después, el problema no se había solucionado. Las arterias de William estaban entre 90 y 70% bloqueadas.

Después de varias operaciones y una campaña en búsqueda de un donante, William consiguió un corazón de reemplazo cuando tenía 6 años.

Durante los últimos 3 años, la familia logró saborear una paz que nunca antes habían experimentado pero una vez más la vida del pequeño está en riesgo, de hecho los médicos consideran que ya no hay muchas opciones.

La familia se resiste a ese diagnóstico y mantienen la esperanza.

A finales de 2019, el organismo de Williams comenzó a rechazar el corazón que había recibido de un donante y que le había salvado la vida.

“El cuerpo de William rechaza su corazón y sólo le dan meses para vivir. William tiene sólo 9 años.

Tiene una insuficiencia cardíaca del 80%. No es candidato para un nuevo corazón porque su sistema inmunológico es demasiado fuerte y simplemente rechazaría uno nuevo”, compartió un amigo de la familia.

Durante el mes de diciembre del año pasado, la familia inició una campaña para que las personas les hicieran llegar cartas al pequeño y hacer de su última Navidad la más hermosa de todas. Por fortuna mucha gente se sumó a la causa y el niño recibió miles de cartas.

De hecho estas aún siguen llegando y dan algo de alegría al pequeño William.

Aunque su destino sea poco alentador este guerrero sigue aferrándose a su vida y a la espera de que los médicos puedan ofrecerle alguna opción.

Todas sus arterias están bloqueadas e incluso ha desarrollado nuevas para compensar. Su increíble equipo de médicos tratantes aún está agotando todas las opciones, llamando a todos los hospitales y médicos porque nadie podría renunciar a la lucha por un niño tan increíble,» comentó la madre.

Amigos de la familia continúan organizando eventos de recaudación en nombre de William y continúan difundiendo su campaña de GoFundMe para que la familia no deba preocuparse por las deudas médicas.

Todos quisiéramos que este campeón gane nuevamente la batalla por su vida pero necesita mucha oración y del apoyo de todos, esperemos pronto los médicos le den una solución a su caso.

Por favor comparte la historia de Williams e incentiva a tus amigos a donar. No hay nada más preciado que la salud, demos gracias por quienes gozan de ella y oremos por aquellos que desean recuperarla.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!