El calvario de una niña de 7 años que fue víctima de un ataque de ácido a manos de su padre

Las manifestaciones de violencia son cada vez peores, es lamentable que tantas familias sean víctimas de agresiones a manos de una persona que es capaz de atentar contra sus vidas sin importarle nada, ni siquiera su parentesco.

Una niña de 7 años de la India ha sufrido casi toda su vida desde que su padre atacó a su madre con ácido pero la alcanzó a ella, causándole heridas profundas y terribles en su cara y cuerpo.

Julie Kumari, de Fatehpur, tenía 4 años cuando fue rociada con el ácido que su padre quería tirarle a su madre en un ataque de ira y celos.

Las quemaduras en su cara, brazo, cuello y pecho fueron tan profundas que dejaron daños terribles, sumado a que su madre es pobre y no podía pagar por tratamientos más complejos.

En el 2013 su padre la atacó con ácido, deformando su rostro y cuerpo.

Las heridas fueron muy profundas.

Pero por suerte la pequeña fue operada por primera vez cuando cumplió 7 años, ayudándola a corregir las horribles cicatrices que le había dejado el ácido.

Su madre, Rani Devi, de 31 años, no tiene un trabajo fijo y gana un poco más de 2 euros por día.

“He vivido devastada viviendo sufrir a mi hija todos estos años. Se lastimaba de comer, hablar o sonreír. Todo fue un lucha para ello. Y me mataba por dentro no poder ayudarla”.

En mayo del 2013, el padre de Julie, Manish, de 40 años, enojado con Rani por haberlo dejado y haberse vuelto a casar, lleno de celos y odio, intentó rociar a la mujer y a su nuevo marido, Heera Lal, de 35 años, con ácido, mientras dormían.

VER TAMBIÉN:  A Lola Chuil la llaman "La Barbie Negra" y su mensaje está causando revuelo en Internet

Pero el ácido lo tiró sobre Julie, y Lal, que dormía junto a la niña. A pesar de que ambos fueron llevados rápidamente al hospital, el hombre falleció debido a una infección, ya que tenía el 60% de su cuerpo quemado.

Durante 3 años la niña vivió con la cara quemada por ácido.

Su madre no podía pagarle el tratamiento.

Julie tuvo el 40% de su cuerpo quemado y requirió de grandes cuidados, aunque su cuerpo y rostro quedaron severamente dañadas. Pero para pagar los gastos médicos, Rani tuvo que vender su granja.

Sin embargo Julie no pudo continuar con el tratamiento y su cuerpo lastimado impidió que tuviera una buena calidad de vida.

“No podía hacer nada” cuenta Rani, “Me rompía el corazón verla todos los días. Perdí a mi esposo. No quería perder a mi hija. Lloraba odas las noches al ver a mi hija en esa condición. Desesperadamente quería verla mejor. Pero mi condición económica no me permitía ayudar a mi hija”.

Afortunadamente, Alok Singh y su equipo, de Chhanv Foundation, una fundación que ayuda a las víctimas de ácido y que lleva adelante la campaña “Paremos los ataques de ácido”, conocieron la historia de Julie y ofrecieron afrontar los gastos de su operación.

La primera cirugía la hicieron en Sanjay Gandhi Postgraduate Institute of Medical Sciences hospital (SGPGI), en Lucknow, donde los doctores operaron la piel que estaba alrededor de su cuello y hombro, lo que le impedía moverse.

Gracias a la fundación, Julie tiene una oportunidad en la vida.

Pero en los próximos meses Julie volverá a ser operada, en la zona sobre su ojo derecho y en su cara donde tratarán de corregir las deformidades que le ocasionó el ácido.

VER TAMBIÉN:  Polémico caso - Fue condenada por llevar en su maleta los analgésicos de su marido

Rani, que volvió a casarse y que tuvo otro hijo el mes pasado, está feliz de ver cómo ayudan a su hija.

“Estoy feliz de que existan buenas personas en este planeta. El hecho de que una persona viniera a ofrecerle ayuda a mi hija con su tratamiento es increíble. Nunca podré agradecerle lo suficiente”.

Chhanv Foundation recolecta fondos para ayudar a cientos de personas como Julie, pero en su caso además busca ayuda para asistirla en sus post-operatorio.

Alok explica cómo trabajanCuando estábamos creando una base de datos de los casos de ataques de ácido en India nos enteramos del caso de Julie. Decidimos visitarla y cuando la vimos no podíamos creer en la condición que vivía” cuenta.

“Vivía en una casa de una habitación sin electricidad y nunca había recibido ningún tratamiento en todos estos años. Es trágico”.

“Pero ahora el tratamiento comenzó y las cosas están cada vez mejor para ella. Ahora se prepara para más cirugías que le ayudarán en los próximos meses”, explica.

Esta fue la primera cirugía, pero aún faltan muchas para poder reconstruir su rostro.

Daily Mail

Además la pequeña necesita un mejor ambiente para recuperarse de las intervenciones.

Si quieres ayudar a Julie, puedes ingresar en este link para donar para su tratamiento.

Comparte la increíble y triste historia de Julie para que más personas se sumen a ayudar a esta pequeña.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!