El abuelito que vende zapatos tejidos en la calle para poder sobrevivir necesita ayuda

La vejez es una etapa de la vida maravillosa en la que todos los ancianitos del mundo deberían tener paz y tranquilidad después de tanto trabajar. Pero, no siempre es así, y muchos abuelitos tienen que seguir trabajando para poder llevar un poco de dinero a sus humildes hogares.

Tal como hace día a día Don José, un indefenso anciano de avanzada edad que se hizo viral en las redes sociales, gracias a un transeúnte que se percató de la difícil situación a la que se enfrenta para poder ayudar a su familia.

Y es que Don José, quien luce visiblemente agotado por el paso de la vida, se mantiene trabajando con más fuerza que nunca. Sale todos los días a la calle con la esperanza de poder vender su mercancía en la Ciudad de México, a las afueras del Metrobús, en la estación Chilpancingo.

El ancianito lleva con amor los zapatos artesanales elaborados por sus queridas hijas, originarias del Estado de Michoacán, lugar que se ubica a más de 3 horas de la Ciudad de México. Son tejidos a crochet en diferentes colores y son extremadamente cómodos.

Además de ser un artículo muy original, los zapatos tienen un coste bastante accesible: cada par tiene un precio de solo 180 pesos, es decir, menos de 10 euros por un producto elaborado a mano con el amor y entrega de una familia que lucha por sobrevivir.

Al darse a conocer la emotiva historia de Don José y su familia, miles de internautas se han solidarizado con la causa, instando a todos a comprar sus zapatos para ayudarle:

“Su nombre es José, originario de Michoacán; sus hijas tejen los zapatos y él los vende, me pidió le haga publicidad y recomiende sus zapatitos para descanso solo $180.00. Está por el Metrobús Chilpancingo, apoyemos como buenos mexicanos”, puede leerse en la publicación que se viralizó.

Afortunadamente, el llamado de ayuda de Don José fue escuchado y muchas personas asisten a comprarle los zapatos que carga diariamente en bolsos sobre su espalda.

“Yo tengo unos y por cierto, son muy cómodos. Que Dios bendiga por siempre el trabajo y familia de Don José”, escribió una internauta.

Esta es una muestra más de que, entre todos podemos ayudarnos. Somos más las personas de buen corazón dispuestas a hacer el bien y a ayudar a las personas más necesitadas y vulnerables, como el enternecedor ancianito Don José.

“A esta gente trabajadora hay que apoyarla y recomendarla. Yo mañana voy a comprarle unos pares de zapatos”, comentó otro internauta.

Los zapatos de Don José son los mejores

Tomemos ejemplo de las personas mayores y, día a día, luchemos por alcanzar nuestros sueños e ilusiones, por más difícil que parezca nuestra situación, siempre encontraremos ayuda al final del túnel.

Comparte esta emotiva historia con todos tus amigos y nunca dudes en ayudar a quien lo necesita.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!