Habla la mujer que tuvo que ser operada para extraerle un vibrador que se atascó en su vejiga

Cada quien hace con su vida lo que mejor le parece. Lo que una persona haga o deje de hacer en privado no es asunto de nadie, pero lo cierto es que cada vez son más las mujeres que tienen un vibrador escondido en su mesita de noche.  

El uso de juguetes eróticos está cada vez más extendido y normalizado en nuestra población, lo cual es un indicador fantástico de que las mujeres van tomando el control de su placer.  

Sin embargo, estos estimuladores sexuales a veces son muy potentes y excitantes, tanto que, en algunos casos, las mujeres se habitúan a su uso y tienen dificultades para lograr el orgasmo de forma natural.

En el estado de Arizona, Estados Unidos, un caso extremo ha acaparado la atención de los medios cuando trascendió la noticia de que una mujer tuvo que ser llevada a urgencias, después de que uno de estos aparatos se atascó dentro de su organismo. 

En entrevista la mujer pidió mantenerse en el anonimato

La mujer, que por razones obvias no quiso ser identificada, dijo que después de una cita con su novio en la cual ambos jugaron con el dispositivo mini Vesper de 69 dólares, después de un tiempo y de alguna manera, el aparato no salió y quedó atrapado tan adentro que, de hecho, avanzó hasta alojarse en su vejiga donde continuó zumbando mientras los confundidos médicos luchaban por encontrarlo.  

Cada vez que se disparaba era como si todo mi abdomen estuviera vibrando”, aseguró la dama.

Pero, no solamente los médicos estaban perplejos ante la inusual situación. Su novio, sumamente preocupado tampoco sabía la ubicación de la máquina en el interior de su pareja y comenzó a caer en cuenta de la gravedad de lo que acababa de suceder.  

De la nada sentí un dolor muy agudo. La primera reacción fue de pánico porque acababa de perder algo dentro de mí que todavía estaba sonando… todavía vibraba”, añadió la mujer, asustada. 

El doctor Greg Marchand, un obstetra-ginecólogo, fue parte del grupo de cirujanos que se encargó del caso. Comenzó a realizar diversos exámenes pélvicos a la paciente para tratar de dar con el objeto y poder extraerlo sin riesgos. No lo encontró en la vagina sino, sorprendentemente mucho más lejos y en un lugar más delicado. 

El objeto ingresó a través de la uretra de la mujer hasta llegar a la vejiga, lo que según el galeno tratante es un caso inédito, al menos en todos sus años de experiencia como profesional de la salud. 

Finalmente, la mujer tuvo que ser sometida a una cirugía de urgencia y el peligroso instrumento le fue extraído de sus entrañas sin mayores contratiempos. 

Sin embargo, a pesar de que la mujer está fuera de peligro, tal parece que el caso está lejos de cerrarse sino que cobra impulso, ya que la afectada ha dicho que demandará a la compañía fabricante del vibrador por negligencia y no advertir adecuadamente al público sobre los riesgos del mal uso de estos aparatos.  

¡Vaya un susto! El vídeo del momento exacto de la cirugía

También ha dicho que “probablemente, quizás, tal vez o, a lo mejor” dejará de usar juguetes sexuales, cualquiera sea su denominación, en el dormitorio. Veremos. 

Ya sabes que, tanto en la guerra como en el amor, todo se vale, la clave está en saber reconocer para asumir los riesgos que se pueden correr cuando se utilizan ciertos objetos de manera incorrecta. Comparte este insólito caso.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!