Dos hermanitos inician un negocio de patatas fritas para ayudar a sus compañeros de escuela

Es increíble lo que los niños pueden hacer si se lo proponen. No hay nada que un niño decida hacer y no cumpla, están llenos de energía y optimismo para conseguir cualquier cosa.

Así lo comprobaron Aiden y su hermanita Chloe Quezada, quienes comenzaron su propia venta de patatas fritas con la intención de reunir dinero para materiales escolares que piensan regalar a sus compañeros de escuela.

Su mamá los ayuda, Jackie Quezada compra en línea para los pequeños emprendedores patatas de molinillo y ellos se encargan de sazonarlas y, con ayuda de su mamá, las fríen en aceite de canola orgánico y las venden a las personas de su comunidad.

Las patatas de estos pequeños son muy sanas

Los sabores que ofrecen son chile-limón y canela. Y los empacan en bolsas de un cuarto de galón por 1 dólar y un galón por 5 dólares.

“Es fácil de hacer, Chloe y Aiden ayudan con la mayor parte del trabajo. Se ponen guantes, los sazonan y también los empacan”, dijo la orgullosa madre.

Hasta el momento, los hermanos han reunido 560 dólares de los cuales 460 dólares son totalmente ganancia.

A principios de agosto Chloe y Aiden destinaron 130 dólares de la ganancia a una iniciativa llamada Stuff the bus, un evento que recolecta útiles escolares para los estudiantes locales que lo necesitan.

Algunos de esos útiles irán a la Escuela Primaria Sibley, en Albert Lea Minnesota, donde asiste Aiden. Y ahora juntos planean recolectar materiales necesarios para los profesores como toallitas y gel antibacterial.

Jackie está muy contenta de ver a sus hijos emprender en este pequeño negocio, dice que lo único que siente es ganas de sonreír, más cuando sabe que sus pequeños no lo hacen para su propio beneficio, sino para ayudar a otros.

Todo surgió a partir de una conversación que la madre tuvo con su hijo acerca de los compañeros de clase que asistían a su escuela y cómo ellos a veces no tenían suficiente dinero para comprar todo lo necesario para las clases.

Esta conversación les animó como familia a realizar esta increíble tarea, especialmente al pequeño Aiden y poco después de él su hermanita no dudó en unirse al equipo.

1st grader's homemade chip business buys school supplies for classmates

This 1st grader makes and sells fried chips to members of his community to help his fellow classmates in need of back-to-school necessities. https://gma.abc/2OUayTV

Publiée par Good Morning America sur Vendredi 16 août 2019

Sin duda son los emprendedores más adorables que cualquiera haya visto y han demostrado que los niños tienen el corazón más grande y puro que podamos conocer.

Muchos niños no cuentan con los recursos para comprar sus útiles escolares

Comparte esta emotiva historia con amigos y familiares, que se extiendan los ánimos para ayudar a quienes lo necesitan.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!