Dormido junto a su silla de ruedas en plena calle encuentran a un abuelito abandonado

La Unidad de Desarrollo Integral de la Familia (DIF), de Mazatlán, México, fue avisada de una grave situación de abandono, después de que se reportara una escena por demás desgarradora.

Encontraron en plena calle a un anciano que había sido abandonado por su familia

El abuelito dormía junto a su silla, lo único que conocía era el abandono, el frío y la soledad.

Fue entonces cuando la presidenta del DIF Mazatlán, Gabriela Peña Chico, informó de la triste realidad del anciano en sus redes sociales. Era sin duda, un caso que requería la intervención inmediata de las autoridades.

Se informó que Don Roberto N se encontraba durmiendo en la calle y con una silla de ruedas al lado suyo, en el Fovissste Playa Azul.

Hasta el lugar se trasladó el personal de la institución y la presidenta en persona, quien contó que trataron de brindarle apoyo a través del Centro de Asistencia Corazón Eterno, que pertenece al DIF.

Se trata de una casa de acogida para adultos mayores en situación de total abandono, donde tendría una cama en donde dormir, alimentos y cariño. Pero tristemente, don Roberto está tan hecho a su vida en la calle y en el abandono, que se resiste a marcharse de allí.

«Hemos intentado convencerlo con psicólogos y trabajo social pero no hemos tenido suerte, le ofrecí llevarlo a Corazón Ererno solamente para revisión médica, ropa limpia, comida y regresarlo a su domicilio o donde él me indicara, y su respuesta es “no gracias este es mi mundo y mi vida», relató Gabriela Peña Chico en sus redes.

Al terminar mi agenda, rumbo a casa, recibí un mensaje notificándome de un adulto mayor en situación de abandono,…

Publiée par Gabriela Peña Chico sur Samedi 18 janvier 2020

«Tendrá una cama donde dormir, alimentos y cariño, lamentablemente para nosotros no acepta, su mundo y su vida es tristemente el abandono», agrega la presidenta del DIF.

La situación de abandono de personas de la tercera edad en México ha aumentado en los últimos años en dimensiones alarmantes

Gabriela Peña Chico insiste en que don Roberto debe acudir voluntariamente al albergue, ellos realmente no pueden obligarlo.

«Agradezco el reporte de la sociedad mazatleca; sin embargo, Don Roberto tiene que aceptar voluntariamente ingresar a Corazón Eterno, y nosotros debemos de respetar sus Derechos Humanos», concluye.

El caso de don Roberto es apenas una muestra de lo que sucede día a día con nuestros ancianos en las calles. Es lamentable pensar que un día, ellos fueron padres y educaron unos hijos con todo el sacrificio y la abnegación que eso supuso. Horas sin dormir, renuncias, sueños sin cumplir… Y esos hijos ahora así se lo pagan, dejándolos a su suerte, en la intemperie, junto a una silla.

Hasta por los perros la gente siente más lástima y los acoge, pero ¿Y por los adultos mayores? ¿Qué estamos haciendo como sociedad? A ellos no les queda más que pactar con su trágico destino y es normal que no quieran enfrentarse a lo desconocido porque no saben si les espera un sufrimiento aún mayor.

¡Comparte esta noticia para levantar la voz!¡Necesitamos un mundo más empático, más compasivo! Como se trate a los ancianos, así serán nuestros últimos días en la tierra.