Dona los ahorros de toda su vida para abrir una escuela infantil en su pueblo

Jesús Vicente Díaz tiene 87 años, es de Piornal, un pueblo pequeño en Cáceres, recientemente su rostro fue conocido por miles de personas gracias a un noble gesto que se ganó la admiración de todos.

El anciano perdió a su esposa después de seis décadas de matrimonio, no tuvieron hijos, pero él decidió hacer algo extraordinario por los pequeños de su comunidad.

Para hacer realidad el deseo de que los niños de su pueblo tuvieran una escuela infantil, Jesús donó todos los ahorros de su vida para construir una guardería.

La institución se llama “Jesús y Sabina” en honor a la pareja. En el pueblo conocen al anciano como “el tío Jesús”, él decidió honrar la memoria de su esposa con el donativo de 80.000 euros para construir el centro de cuidado infantil.

El dinero es el resultado del trabajo que realizó Jesús en el campo durante décadas, explicó que como no tiene herederos quiso hacer ese aporte para todos los niños del pueblo.

El Ayuntamiento expresó su agradecimiento por el donativo del anciano y llamaron al centro con el nombre de Jesús y su esposa Sabina, en una placa que reposa en la pared de la entrada de la guardería se explica su historia.

La guardería tiene 280 metros cuadrados y generó empleo para seis personas, se construyó con el aporte del “tío Jesús” y del Consistorio, en total la inversión costó 250.000 euros.

En un comunicado, el Ayuntamiento de Piornal expresó:

“Hoy hemos inaugurado el nuevo centro de Educación Infantil de Piornal que lleva por nombre ‘Jesús y Sabina’. Lo primero y, ante todo, gracias en nombre de todo el pueblo porque así sentimos este agradecimiento, a Jesús Vicente Díaz y a su mujer ya fallecida Sabina Ramos Pérez por la donación de 80.000 euros que han realizado para que estas nuevas instalaciones fueran construidas.

Un nuevo centro amplio, moderno, adaptado a las necesidades de los pequeños de nuestro pueblo.

Será una alegría ver disfrutar aquí a todos ellos. Gracias Jesús. Gracias Sabina. De Corazón”.

A pesar de que Jesús y Sabina no tuvieron hijos durante su matrimonio dejarán un legado que prevalecerá por siempre en la comunidad donde formaron su hogar.

Toda la comunidad está agradecida por tan solidario gesto.

Además, desde que se hizo pública la donación de Jesús, miles de personas se han conmovido con la iniciativa que generó empleo en el pueblo, y que ayudará a muchas familias a conciliar su tiempo.

Asimismo, ofrece a los niños la oportunidad de entretenerse mientras están protegidos y aprendiendo. Comparte esta noble acción que se hizo viral.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!