Detrás de los autos eléctricos hay más de 40.000 niños sufriendo una horrible pesadilla

Casi todos los grandes fabricantes de motores que se esfuerzan por producir millones de vehículos eléctricos compran su cobalto al empobrecido estado de África central, el mayor productor de cobalto en el mundo, con el 60% de las reservas del planeta.

El cobalto se extrae mediante mano de obra no reglamentada y se transporta a Asia donde los fabricantes de baterías lo utilizan para hacer que sus productos sean más ligeros, duraderos y recargables.

El cambio previsto a los vehículos de energía limpia ha dado lugar a un extraordinario aumento de la demanda. Si bien una batería de teléfono inteligente no utiliza más de 10 gramos de cobalto refinado, un automóvil eléctrico necesita 15 kg (33 lb).

Los mineros adultos excavan hasta 182 metros debajo de la superficie usando herramientas básicas, sin ropa de protección o maquinaria moderna. A veces los niños son enviados a las estrechas cámaras improvisadas donde existe un peligro constante de colapso.

El cobalto es un peligro para la salud que tiene una enfermedad respiratoria llamada así: el pulmón de cobalto, una forma de neumonía que causa tos y conduce a una incapacidad permanente e incluso a la muerte.


Incluso simplemente comer vegetales cultivados en el suelo local puede causar vómitos y diarrea, daño de la tiroides y enfermedades pulmonares fatales, mientras que las aves y los peces no pueden sobrevivir en la zona.

Las Naciones Unidas estiman que mueren 80 niños por año, pero muchas más muertes no se registran, con los cuerpos enterrados entre los escombros de los túneles colapsados.

Otros sobreviven pero con enfermedades crónicas que destruyen sus vidas jóvenes. Niñas de tan solo diez años en las minas sufren ataques sexuales y muchas quedan embarazadas.

VER TAMBIÉN:  La desgarradora historia de Khewjira, la joven que lucha contra una terrible afección en su piel

Un medio de comunicación investigó las minas Katanga, y encontró a Dorsen, que trabajaba cerca de una niña llamada Mónica, que tenía cuatro años. Dorsen transportaba pesados ​​sacos de rocas desde la superficie de la mina hasta una pila creciente a 18 metros de distancia.

Con su madre muerta, Dorsen vive con su padre en el monte y los dos tienen que trabajar todos los días en la mina de cobalto para ganar dinero por comida. El amigo de Dorsen, Richard, de 11 años, dijo que al final de una jornada laboral “todo el cuerpo les duele”.

Dorsen, solo ocho, es uno de los 40.000 niños que trabajan diariamente en las minas de la República Democrática del Congo (RDC). El precio terrible que pagarán por nuestro aire limpio es la salud arruinada y una posible muerte prematura.

Hay niños de apenas cuatro años que trabajan en estas contaminadas minas de la República Democrática del Congo, donde el polvo rojo tóxico les quema los ojos y corren el riesgo de contraer enfermedades de la piel o una condición pulmonar mortal y todo esto por un sueldo de 8 peniques por día.

Muchos de los niños son utilizados para que revisen las rocas en busca de rayas marrones de cobalto, el material más importante para la fabricación de baterías que alimentan a los automóviles eléctricos.

El mayor temor es que esta infernal existencia siga pasando con miles de niños después del compromiso histórico hecho por Gran Bretaña para prohibir la venta de gasolina y carros diesel a partir de 2040 y cambiar a vehículos eléctricos.

Se trata de un futuro con energía limpia, libre de contaminación pero, ¿A costa de cuántas vidas de estos niños?. El Secretario de Medio Ambiente Michael Gove, ha emitido un comunicado donde dijo que tales ideales no significan nada para los niños condenados a una vida de infernal miseria en la carrera por lograr su objetivo.

VER TAMBIÉN:  Un jugador de béisbol profesional usó su primer pago para darle la mejor sorpresa a sus padres

El Departamento de Desarrollo Internacional de Gran Bretaña (DFID) está donando más de 10 millones de euros entre junio de 2007 y junio de 2018 para fortalecer la transparencia de los ingresos y alentar una actividad responsable en la minería artesanal a gran escala y en pequeña escala, “para beneficiar a los pobres de la República Democrática del Congo”.

Existe una ley de la República Democrática del Congo que prohíbe la esclavización de menores de edad, pero nadie la hace cumplir.

La Organización Internacional del Trabajo de la ONU ha descrito la extracción de cobalto en la RDC como “una de las peores formas de trabajo infantil” debido a los riesgos para la salud.

El fabricante de automóviles Tesla, líder del mercado en vehículos eléctricos, planea producir 500.000 automóviles por año a partir de 2018, y necesitará 7.800 toneladas de cobalto para lograrlo.

Se espera que las ventas alcancen 4,4 millones para 2021. Significa que el precio del cobalto se elevará a medida que el mundo se prepara para la revolución del automóvil eléctrico, y hay evidencia de que algunas corporaciones están cancelando sus contratos con minas reguladas utilizando tecnología industrial y convirtiendo cada vez más a las minas más baratas usando mano de obra humana.

Sky News

Después de que la terrible situación de Dorsen y Richard se transmitiera en un informe por Sky News, hubo una respuesta emotiva por parte de los espectadores, quienes financiaron un rescate de la organización benéfica para niños Kimbilio. Ahora, Dorsen y Richard viven en una casa de acogida sostenida por la iglesia, y por primera vez en su vida han podido dormir en colchones e ir a la escuela.

Pero esto no significa que el resto de niños hayan tenido la misma suerte y entre más crezcan las industrias automotrices, más será el sufrimiento que tengan que pasar estas familias.

Comparte esta nota, todos merecen saber lo que sucede en el mundo. Hay que alzar la voz por estos niños.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!