Despiden a un médico que se niega a atender a una anciana porque estaba muy agotado

El trabajo de los médicos exige mucho tiempo y esfuerzo, deben estar comprometidos a ofrecer sus conocimientos para salvar vidas, aunque eso implique pasar noches sin dormir, sacrificar eventos familiares, entre otras cosas.

Pero a pesar de que no ocurre en la mayoría de los casos, algunos profesionales de la salud no están dispuestos a hacer una labor tan sacrificada y altruista.

El pasado 19 de febrero un hombre identificado como Efrén Guerra trasladó a su abuela al hospital porque presentaba dificultades para respirar, durante el trayecto se desmayó.

Cuando finalmente llegaron al centro de salud el director de urgencias se negó a recibir a la anciana y les pidió que abandonaran su consultorio porque en ese momento estaba cenando.

El médico habló de manera déspota y no retiró sus pies de la silla en la que los tenía apoyados.

Efrén se quedó indignado por el inadecuado trato que recibieron a pesar de que la vida de su abuela estaba en peligro y habían acudido a pedir ayuda al lugar apropiado, donde se suponía que velarían por mantenerla a salvo.

Decidió tomarle fotos al médico para publicarlas en las redes sociales y así denunciar su comportamiento. La publicación se hizo viral y recibió miles de reacciones, los usuarios condenaron la inapropiada conducta del profesional de la salud.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se pronunció al respecto y anunció a través de un comunicado que el doctor había destituido y que iniciarían una investigación en su contra.

Los representantes de la institución comentaron que tomaron la decisión de retirar de su cargo al médico que protagonizó el incidente después de haber recibido más de cinco quejas de pacientes que lo acusaban de mal educado, irrespetuoso y negligente.

Según el testimonio de los familiares de la paciente identificada como María Concepción no había nadie en el hospital que les ofreciera ayuda para bajarla del automóvil cuando llegaron a urgencias.

Finalmente lograron ingresar con la paciente, pero cuando entraron al consultorio del doctor Barajas este se negó a atenderla porque no quería interrumpir su comida y estaba cansado.

Después de vivir tan amarga experiencia, la señora recibió atención médica, el doctor que la expulsó de su consultorio se acercó a atenderla tras treinta minutos de espera, su familia alega que no la entubó de forma adecuada y otro doctor tuvo que presentarse e intervenir para ayudar.

El hecho ocurrió en la Unidad de Medicina Familiar No. 84 del Instituto Mexicano del Seguro Social de Monclova, en Coahuila, México.

Desde hace una década esta institución es una de las que más recibe quejas remitidas ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, entre las cuales se cita la inadecuada atención médica, negligencia, y en algunos casos los acusan de la muerte de algunos pacientes.

Ningún paciente debería ser víctima de un caso similar, en un momento de debilidad y aflicción por no tener buen estado de salud lo único que merece es ser atendido con responsabilidad y respeto. Compártelo.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!